Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las 19 centrales nucleares se suman a la oleada de protestas en Francia

El Gobierno utiliza la reserva estratégica de combustibles tras registrarse escasez en más de 4.000 gasolineras

La batalla entre sindicatos y Gobierno a costa de la contestada reforma laboral afecta ya gravemente a millones de ciudadanos y amenaza a sectores estratégicos de la economía. La pugna se centra estos días en los centros neurálgicos de producción y distribución de energía, básicos para el funcionamiento de un país. Más de dos tercios de las 12.000 gasolineras de Francia registran escasez de combustible. La CGT, principal sindicato del país, organiza a partir de este miércoles huelgas en las 19 centrales nucleares, de las que sale el 75% de la energía eléctrica. En todas ellas los trabajadores han votado este miércoles a favor de los paros, según ese sindicato.

Protesta del sindicato CGT a la entrada de una refinería en Donges. S. MAHE REUTERS Atlas

El uso de la fuerza por parte del Gobierno o sus llamadas a la responsabilidad no inciden lo más mínimo en la decisión de llevar las protestas hasta el límite por parte de los sindicatos, convertidos hoy en la oposición real al Ejecutivo y a las políticas del presidente François Hollande. “No tenemos ninguna intención de parar”, advierten tanto la CGT como el segundo sindicato, Fuerza Obrera. Por el contrario, el líder de la CGT, Philippe Martinez, asegura que llegarán “hasta el final, sin límites”, hasta lograr que la reforma laboral sea retirada.

En la grave escalada de tensión, los trabajadores de la central nuclear de Nogent-Sur-Seine, al noreste del país, han votado este miércoles a favor de una parada total del reactor, según informa la CGT. Las demás centrales, que contienen un total de 58 reactores, hicieron lo mismo horas después..

Las protestas en las centrales se producen cuando ya hay escasez de combustible en más de 4.000 gasolineras. En varias regiones, desde Var (al sureste) a Finisterre (al noroeste), los prefectos han difundido edictos para racionar la venta a un máximo de 20 litros por automovilista y prohibir la venta en garrafas para evitar el almacenamiento.

El Gobierno insiste en que no habrá problemas de escasez y que el país dispone de reservas estratégicas para más de tres meses. Sin embargo, la situación es tan grave que ya ha tenido que tirar de esas reservas, como ha reconocido el secretario de Estado de Transportes, Alain Vidalies. Es la primera vez que se hace desde hace seis años, cuando el entonces presidente Nicolas Sarkozy tuvo que afrontar otra enorme protesta por subir de 60 a 62 años la edad de jubilación.

Muchas empresas y fábricas trabajan “a muy bajo ritmo" y algunas ven incluso amenazada su subsistencia

El primer ministro, Manuel Valls, ha reiterado que se empleará “con firmeza” para levantar los “ilegales” bloqueos que desde el día 19 se han extendido a seis de las ocho refinerías del país y a decenas de los 92 centros de almacenamiento. El martes, por ejemplo, fuerzas antidisturbios de la Gendarmería desbloquearon de madrugada la refinería de Fos-Sur-Mer, al suroeste. Sin embargo, cada desbloqueo es seguido de mayores paros y huelgas en el interior de las refinerías. La policía ha levantado también los bloqueos en 11 centros de almacenamiento de combustible.

Siete patronales francesas han difundido un comunicado en el que alertan al Gobierno de que la situación es insostenible. Muchas empresas y fábricas trabajan “a muy bajo ritmo y algunas ven incluso amenazada su subsistencia”, dicen. El Estado debe tomar medidas “para garantizar el interés general, la libertad de trabajar y de circular libremente”.

Este miércoles y jueves, una vez más dos días por semana, el sector ferroviario registra paros y movilizaciones por todo el país. El jueves, está convocada otra jornada de huelgas y manifestaciones por todo el país, mientras se mantienen puertos marítimos bloqueados y constantes cortes de carreteras y autopistas.

La oleada de protesta, prometen lo sindicatos, aumentará en junio, sobre todo a medida que se acerca la Eurocopa, que comienza el día 10. Los sindicatos quieren, entre otras cosas, que los paros en los ferrocarriles sean diarios. Para el 14, han convocado una gran manifestación de empleados y estudiantes de toda Francia en París.

El Gobierno insiste en que “no cederá”, como dice Valls, y no retirará la reforma laboral. Ya la ha descafeinado bastante con respecto al texto original, pero el grupo parlamentario socialista ha anunciado que está abierto a nuevas rebajas, aunque el ministro lo ha negado.

Pese a las rebajas en el texto, los sindicatos están decididos a llevar el pulso mucho más lejos. Y el Gobierno, también. "La CGT no hace las leyes en Francia", ha dicho Valls este miércoles en la Asamblea Nacional. Sin armisticio a la vista, Hollande asiste a los peores y más tensos días de su mandato con sus filas divididas y la calle incendiada.

Más información