Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El incendio de Canadá se aleja de las zonas más pobladas, pero sigue sin control

El fuego ha destruido ya una superficie de 161.000 hectáreas pese a disminuir la velocidad de avance

La policía vigila una carretera de acceso a la zona del incendio en Alberta.

El masivo incendio forestal que está arrasando desde hace una semana la región de arenas bituminosas de Canadá sigue este domingo con su expansión aunque cada vez más lejos de las zonas más densamente pobladas, dijo un funcionario del departamento de emergencias. La primera ministra de Alberta, Rachel Notley, ha informado de que la velocidad de avance del fuego se ha reducido este domingo y ha bajado la estimación de la superficie destruida a 161.000 hectáreas.

Notley ha explicado que las previsiones hechas el sábado, cuando se calculó que se duplicaría la extensión de la superficie afectada hasta llegar a las 200.000 hectáreas, no se han cumplido. El frente este del fuego se encuentra todavía a 40 kilómetros de la provincia de Saskatchewan.

El fuego, según reconocen ahora las autoridades, seguirá activo durante meses. Los equipos que combaten el incendio han vuelto a reconocer que las llamas solo podrán controlarse con la ayuda de varios días de fuertes lluvias, lo que no está previsto de momento en los partes meteorológicos.

El incendio, que comenzó el domingo pasado cerca de la ciudad de Fort McMurray, en el noreste de Alberta, se propagó tan velozmente que los 88.000 habitantes de la localidad apenas tuvieron tiempo para huir. Grandes partes del centro urbano quedaron destruidas. Un comunicado del gobierno regional de Alberta, emitido a últimas horas del sábado, sostuvo que el incendio había afectado ya a 200.000 hectáreas, un área del tamaño de la provincia de Gipuzkoa, y que seguiría expandiéndose.

La línea de fuego avanza en dirección noreste, lejos de Fort McMurray y en dirección a la provincia de Saskatchewan, dijo el funcionario local de emergencias Travis Fairweather. Vientos de hasta 60 kilómetros por hora han avivado las llamas, pero la posibilidad de lluvias y de temperaturas más frescas al final del día mejoran las expectativas.

Entre el viernes y el sábado, la policía ha acompañado a miles de evacuados que se vieron forzados a dejar sus casas en Fort McMurray y a desplazarse hacia las grandes ciudades de Alberta. Para el domingo por la mañana, la Policía Montada de Canadá dijo que el proceso había terminado.

Las autoridades han dicho que, aunque el incendio ya se ha alejado mayormente de Fort McMurray, la ciudad es todavía demasiado peligrosa como para permitir que sus habitantes retornen.

Incendio Canada

El siniestro va camino a convertirse en el desastre natural más costoso en la historia de Canadá. Un analista estimó que las pérdidas aseguradas podrían superar los 9.000 millones de dólares canadienses (unos 6.100 millones de euros).

Fort McMurray es el centro de la región de arenas bituminosas de Canadá. Cerca de la mitad de la producción de crudo a partir de las arenas (un millón de barriles diarios), quedó suspendida desde el viernes, de acuerdo con cálculos de Reuters.

Las autoridades dijeron que más de 500 bomberos trabajaban para combatir el fuego dentro y en los alrededores de Fort McMurray, junto con 15 helicópteros, 14 aviones cisterna y otros 88 equipos.

Más información