Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mario Vargas Llosa: “Argentina está renaciendo luego de una década de populismo”

El Nobel peruano elogia en Buenos Aires el cambio de rumbo político liderado por Mauricio Macri

Mario Vargas Llosa durante el evento organizado por la Cámara Argentina de Comercio
Mario Vargas Llosa durante el evento organizado por la Cámara Argentina de Comercio

Argentina ha recibido con los brazos abiertos a Mario Vargas Llosa. El giro político que supuso la llegada de Mauricio Macri al Gobierno ha dejado atrás los tiempos en que el Nobel era un enemigo ideológico que debía ser criticado y, en lo posible, también censurado. A 5 años de que el gobierno de Cristina Fernández de Kichner (2007-2015) intentara impedir su discurso en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, Vargas Llosa ha cruzado elogios cara a cara con Macri, ha hablado ante una sala colmada en la Cámara Argentina de Comercio (CAC) y mañana presentará en la Feria su libro Cinco Esquinas, donde lo recibirán como figura del evento. El Nobel ha retribuido la hospitalidad con un apoyo explícito al presidente argentino y sus políticas. El mensaje ha sido claro: Argentina ha vencido al populismo de los Kirchner y ha emprendido el camino hacia la libertad.

“Argentina está renaciendo luego de unas décadas infortunadas de populismo y de grandes quimeras sociales que sólo traen pobreza”, dijo Vargas Llosa en salón de conferencias del Hotel Alvear, uno de los más lujosos de la capital. El escritor no ha ocultado su admiración por Macri, en las antípodas de la opinión que tenía de Fernández de Kirchner. “Argentina estaba yendo hacia el abismo y eso ha cambiado de la manera más civilizada posible: mediante el voto de los argentinos. Y ahora tiene un Gobierno realista, sensato, moderno, que quiere acabar con el populismo y está dispuesto a pedir a los argentinos que paguen el alto precio que tiene acabar con la ficción y llevar a argentina a la realidad”, agregó.

"Argentina estaba yendo hacia el abismo y eso ha cambiado",  dijo Mario Vargas Llosa

El “alto precio de la ficción”, como lo llamó Vargas Llosa, ha costado a los argentinos un arranque de año con una moneda devaluada casi 50%, una inflación que en abril alcanzó el 7% y una creciente tensión social por despidos en el sector público y privado. Vargas Llosa ha defendido la tesis del Gobierno de que superado el temporal inicial todo será mejor. “Pasado este momento difícil y valeroso, de pagar los errores del pasado, puede traerle una prosperidad que sirva de ejemplo para el resto de América Latina de lo que es la buena política de la libertad. Argentina va por fin por el buen camino y no debe desviarse de ese camino y estoy seguro que los beneficios serán óptimos y muy cercanos”, opinó el escritor. La Casa Rosada ha prometido que los resultados de las primeras medidas se verán a partir de julio.

Tras un discurso de Vargas Llosa que duró 15 minutos, el evento se convirtió en una entrevista abierta de más de una hora moderada por dos periodistas. Allí el Nobel no rehusó opinar sobre el peronismo, parte del ADN de la política argentina al que culpó de todos los males del país. En medio de los aplausos de los invitados por la CAC, acusó al movimiento fundado por Juan Domingo Perón en los años 40 de “cortar todo el progreso de la Argentina”. “Este país tiene una enfermedad que se llama peronismo. El peronismo levantó una muralla y creyó en la autarquía económica y nunca fue democrático. Han estado 12 años en el poder con los Kirchner y estuvieron cerca de ser Venezuela”, disparó Vargas Llosa. Sobre el futuro del peronismo, lo desafió a que sea “compatible con la democracia”. “Seguramente será un peronismo que yo no sea peronismo”, ironizó.

Vargas Llosa habló también de corrupción y libertad de prensa, celebró el proceso de juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff en Brasil y hasta defendió la despenalización de las drogas. Se lo vio tranquilo, habituado a los halagos. El miércoles visitó a Macri en la residencia oficial de Olivos y dejó que le grabasen con un teléfono opiniones que el Presidente subió luego a su cuenta en Facebook. Allí dijo que Argentina vive “un momento de cambio” y se mostró confiado en que los nuevos aires se esparcirán por el resto de América Latina. Por la noche volvieron a verse en una cena de gala organizada en honor del escritor por la Fundación Libertad. Las experiencias de Vargas Llosa durante el kirchnerismo distaron de ser apacibles y durante esta visita a Buenos Aires ha dejado en claro que se consideraba entre amigos.