Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia y EE UU acuerdan extender a Alepo la aplicación de la tregua

El régimen de El Asad anuncia un cese de hostilidades de 48 horas en la ciudad siria

Refugiados sirios intentan salir del país por el recrudecimiento de la guerra en Alepo. EFE | Vídeo: ATLAS

Al término de una de las jornadas más sangrientas en Alepo (Siria), con decenas de civiles muertos según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, la esperanza de un alto el fuego volvió a abrirse paso este miércoles. El Departamento de Estado norteamericano reveló que Estados Unidos y Rusia habían cerrado un acuerdo para extender la aplicación del cese de hostilidades que rige en otros frentes a Alepo y sus alrededores desde la medianoche anterior, aunque el cumplimiento de la tregua fue escaso en un principio tras los grandes enfrentamientos que se libran desde el martes. El Ejército sirio anunció más tarde la entrada en vigor de una tregua temporal de 48 horas desde la una de la madrugada del jueves (una hora menos en la España Peninsular) en la principal urbe del norte del país, de conformidad con el pacto ruso-norteamericano, según informó la televisión estatal.

“Hemos observado una reducción general de la violencia, pero siguen llegando informaciones sobre la continuación de los combates en algunas áreas”, aseguró el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Mark Toner, en un comunicado. La intensidad de la batalla que se libra desde el martes en Alepo, ciudad dividida en distritos gubernamentales y rebeldes, no tiene parangón en los últimos meses, según el Observatorio sirio. Los avances de las fuerzas de la oposición, sostenidos con lanzamiento de cohetes y fuego de artillería, fueron desbaratados por intensos bombardeos de la aviación del régimen de Bachar el Asad.

El recrudecimiento de las hostilidades en Alepo desde el pasado 22 de abril, que se ha cobrado tres centenares de vidas, ha arruinado el alto el fuego general acordado desde el pasado 27 de febrero, y ha dejado en punto muerto el proceso de negociaciones de paz que arrancó en enero en Ginebra (Suiza) bajo los auspicios de la ONU. Las armas se han silenciado desde el pasado sábado en dos frentes activos —Guta Oriental, en la provincia de Damasco, y el norte de Latakia, en la costa mediterránea—, aunque el martes se produjeron enfrentamientos en el bastión rebelde cercano a la capital siria.

Rusia y EE UU han puesto en marcha un centro de coordinación conjunto para verificar de forma permanente el cumplimiento de la tregua en Siria. “Los ataques directos contra la población civil no tienen justificación y deben detenerse inmediatamente”, advirtió el portavoz del Departamento de Estado. “Esperamos que Rusia presione al régimen para que lo aplique [el alto el fuego] y Estados Unidos cumplirá también su parte con la oposición”, agregó Toner, quien consideró que es “imprescindible” que Moscú redoble sus esfuerzos ante Damasco.

El enviado de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, urgió ayer de nuevo a un alto el fuego en Alepo y advirtió de las consecuencias “catastróficas” si continúan los combates en torno a la ciudad. “Podríamos ver a 400.000 personas moverse hacia la frontera turca”, afirmó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información