Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder estudiantil de la protesta de Hong Kong crea un partido para la autodeterminación

Joshua Wong, icono del Movimiento de los Paraguas, es demasiado joven para presentarse a las legislativas de septiembre

Tan solo un año y medio después de que tuviera lugar el “movimiento de los paraguas” para exigir una mayor democracia en Hong Kong, uno de sus máximos exponentes, el carismático líder de 19 años Joshua Wong, anunció este domingo la creación de su nuevo partido Demosisto, una formación con la que él y sus “camaradas” pretenden “establecer el proceso democrático en la ciudad para buscar la autodeterminación”.

“La independencia también debe formar parte de la autodeterminación”, añadió un joven Wong que no se podrá presentar a las elecciones legislativas de septiembre al no haber cumplido los 21 años. El que fuera líder del movimiento estudiantil Scholarism, agrupación que consiguió echar atrás la implantación de la asignatura “Educación Moral y Nacional” con la que Pekín pretendía adoctrinar a los estudiantes de la ex colonia británica en la ideología comunista, destacó que tratarán de “dejar a los ciudadanos de Hong Kong la capacidad de decidir su destino político y su gobierno en lugar de dejarlo en manos del Partido Comunista”.

Arropados por algunas de las figuras más representativas del “movimiento de los paraguas” como Benny Tai, impulsor del movimiento Occupy Central, o Alex Chow, líder de la Federación de Estudiantes de la ciudad, las cabezas visibles del nuevo partido abogaron por una mayor “autonomía política y económica de la ciudad”. “No rechazamos la independencia, ya que debería ser una de las opciones en un referéndum en el futuro”, afirmó la recién estrenada secretaria general adjunta del partido, Agnes Chow.

Chow, que dijo considerarse “étnicamente china”, dejó abierta la posibilidad de la independencia para Hong Kong a partir de 2047, año en el que culmina el acuerdo entre Inglaterra y China para la cesión definitiva de la ex colonia británica a la potencia asiática. Mientras tanto, aclaró que su partido no apoyaría la violencia en ninguna de sus formas aunque otros busquen la democracia con este tipo de armas y, pese a insistir en la diferencia, tampoco descartó la colaboración con los pandemócratas –presentes en el parlamento y críticos con Pekín-.

“No somos localistas”, aseguró el presidente de la nueva formación Nathan Law, en un intento por desmarcarse de otras agrupaciones que han aflorado en los últimos meses y cuyo objetivo principal sí es la independencia. Para él, es más importante “un cambio en la actitud del gobierno central” que implique “una posibilidad real de conseguir la autodeterminación en un futuro cercano”.

Sin embargo, ese cambio de actitud parece estar cada vez más lejos de alcanzarse. La semana pasada la Oficina de Asuntos para Hong Kong y Macao de Pekín criticó duramente a otra recién fundada agrupación, el Partido Nacional de Hong Kong, cuya meta es la creación de una república autónoma, algo que a ojos del PCCh supone "una grave violación" de la Ley Básica –texto constitutivo que rige en la ex colonia- y "una amenaza para la seguridad nacional".

En el acto de presentación, al que acudieron multitud de seguidores y periodistas, los representantes del nuevo partido tampoco dudaron en criticar abiertamente el intervencionismo de Pekín en los asuntos de la ciudad, especialmente en los últimos meses en los que Hong Kong ha asistido a una serie de episodios que han puesto en entredicho el “un país, dos sistemas” que rige las relaciones con el gobierno central. A partir de ahora, Demosisto -cuyo nombre resulta de una combinación del latín y el griego que significa “ponerse en pie por la democracia”- tratará de mantener vivo el espíritu de un movimiento que nació en 2014 y que despertó el sentir político de una parte de la población de Hong Kong.