Italia retira a su embajador en Egipto tras el asesinato de un estudiante

Roma sospecha que los servicios secretos del país arabe se encuentran tras la muerte de Giulio Regeni, que apareció muerto con signos de torturas

Paola, la madre de Giulio Regeni, sostiene una pancarta que pide la "verdad" sobre el asesinato de su hijo.
Paola, la madre de Giulio Regeni, sostiene una pancarta que pide la "verdad" sobre el asesinato de su hijo.Gregorio Borgia (AP)

El Gobierno de Italia ha llamado a consultas a su embajador en Egipto, una retirada temporal que supone el paso previo a la ruptura de relaciones diplomáticas, para reclamar que se sepa la "verdad" sobre el asesinato del estudiante Giulio Regeni, cuyo cadáver apareció a principios de febrero con señales evidentes de tortura. A través de un comunicado, el Ministerio de Exteriores ha informado de que esta decisión se ha tomado ante "el desarrollo de las investigaciones sobre el caso", cuya opacidad ha abierto una brecha diplomática entre ambos países.

Más información
La guinda al invierno negro del mariscal Al Sisi
Los científicos se alzan contra la represión en Egipto

De hecho, un grupo de investigadores italianos y egipcios se han reunido este jueves y viernes para abordar las pesquisas. Pero este encuentro ha resultado un fiasco, hasta el punto de que la colaboración entre ambos estados puede darse por interrumpida, según han subrayado los medios italianos. Los magistrados italianos no han obtenido la documentación que habían solicitado a sus homólogos egipcios, que se han limitado a presentar un informe con datos escasos y ya conocidos.

"Se hace necesaria una valoración urgente de las iniciativas más oportunas que relancen el compromiso de hallar la verdad sobre el bárbaro homicidio de Giulio Regeni", ha insistido este jueves el Ministerio de Asuntos Exteriores italiano, tras llamar a consultas a su embajador. En ese sentido, el primer ministro, Matteo Renzi, y el responsable de Exteriores, Paolo Gentiloni, también han defendido en sendos mensajes en Twitter la necesidad de averiguar la "verdad" del crimen que ha tensado las relaciones entre los dos países durante los últimos meses.

La pista de Regeni, de 28 años, se perdió el pasado 25 de enero en las calles de El Cairo. El cadáver fue localizado el 3 de febrero, a las afueras de la capital y con signos de tortura que apuntaban a las fuerzas egipcias. El Cairo ha tratado de defender la tesis de que le mató una banda especializada en el robo a extranjeros, pero sus integrantes fueron abatidos por la policía tras un tiroteo. Las autoridades y la prensa italiana, así como los familiares de la víctima, sospechan que detrás del asesinato están los servicios secretos de Egipto.

De hecho, el Parlamento Europeo aprobó una dura resolución de condena de la tortura y asesinato de Giulio Regeni. La moción sugiere la responsabilidad del Ministerio del Interior egipcio al afirmar que su muerte "no es un hecho aislado", sino que se inscribe en un patrón de "torturas y muertes bajo custodia policial y desapariciones forzadas" en el país árabe.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS