Los científicos se alzan contra la represión en Egipto

El sospechoso asesinato de un joven investigador italiano desata una ola de protestas

Durante las últimas semanas, han cristalizado varias iniciativas de condena al acoso que padecen académicos e investigadores en Egipto, país en el que se desencadenó una dura represión tras el golpe de Estado de 2013. En una reciente carta dirigida al presidente del país, Abdelfatá al Sisi, la Asociación de Estudios sobre Oriente Medio (MESA), que reúne a cerca de 3.000 profesionales, denuncia que los académicos que trabajan en Egipto “se enfrentan al mayor peligro de ser víctimas de la represión arbitraria del Estado desde el establecimiento de la República en 1953”. Asimismo, en la misiva, la organización insta a Al Sisi a proteger la libertad de investigación.

El detonante ha sido la tortura y asesinato de Giulio Regeni, un investigador italiano de 28 años que desapareció el 25 de enero en El Cairo. Su cadáver fue hallado una semana después en una zanja en las afueras de la capital con señales de haber padecido torturas que el ministro del Interior italiano describió como de “una violencia inhumana, animal”.

Todos los indicios apuntan a la autoría de los servicios de seguridad egipcios. Regeni desapareció en el centro de El Cairo en el quinto aniversario de la Revolución, un día sensible por la previsión de protestas de la oposición. Aquel día, la plaza Tahrir y sus alrededores estaban tomados por la policía y el Ejército, por lo que la hipótesis de su secuestro resulta improbable. El comportamiento de las autoridades egipcias ha suscitado sospechas. Por ejemplo, tras encontrar el cadáver, los responsables policiales de la zona atribuyeron su muerte a “un accidente de tráfico”. Pero el diario The New York Times afirma que tres fuentes de la seguridad reconocieron que el joven fue arrestado el día 25.

Más de 4.600 académicos de todo el mundo han firmado una carta pública de condena al brutal asesinato de Regeni. En ella conminan al Gobierno egipcio a realizar una investigación creíble sobre lo sucedido. El caso ha provocado una crisis entre Roma y El Cairo y el Parlamento Europeo ha aprobado una dura resolución de condena por la violación de derechos humanos en el país árabe.

Más información