Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seúl acusa al régimen de Pyongyang de interferir en sus señales de GPS

El régimen norcoreano lanza un nuevo proyectil balístico al mar de Japón

Un soldado norcoreano mira el interior de una sala en la que se celebra un encuentro de la ONU en Panmunjom (Corea del Sur).
Un soldado norcoreano mira el interior de una sala en la que se celebra un encuentro de la ONU en Panmunjom (Corea del Sur). REUTERS

El Gobierno de Corea del Sur ha acusado este viernes a su vecina Corea del Norte de generar interferencias en las señales de GPS que han afectado a 58 aviones y 52 barcos solo durante el último mes. Seúl emitió a última hora del jueves un aviso de que había detectado actividades norcoreanas en la interferencia de señales, según ha informado la agencia local de noticias Yonhap.

"Se espera que Corea del Norte siga alterando las señales de GPS en Corea del Sur durante un tiempo, en un intento por elevar las tensiones en la península", ha dicho un portavoz del Ministerio de Defensa surcoreano. Estas interferencias podrían afectar a los servicios de telefonía móvil, así como a aviones y barcos que utilicen este sistema para su navegación. Las áreas afectadas se encuentran ubicadas cerca de la frontera común.

Prácticamente a la vez que Seúl denunciaba las prácticas de Pyongyang, el Ejército norcoreano ha lanzado el enésimo proyectil balístico hacia al mar de Japón (conocido como mar del Este en Corea) en una nueva prueba armamentística tras sus test nuclear y de misiles que han elevado la presión internacional sobre el régimen de Kim Jong-un. El proyectil fue lanzado sobre las 13.00 hora local (seis de la madrugada hora peninsular española) desde el nordeste del país asiático, detalló una fuente de Defensa a Yonhap. Las autoridades surcoreanas están analizando ahora la trayectoria del proyectil.

En las últimas semanas, Corea del Norte ha disparado más de una decena de misiles de corto alcance al mar de Japón, un ejercicio militar que llega en el marco de la respuesta a las maniobras militares conjunta de Corea del Sur y EE UU. Pyongyang emprendió estas acciones a pesar de las nuevas sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas por la bomba de hidrógeno que lanzó el 6 de enero y el satélite de observación terrestre que puso en órbita el 7 de febrero con tecnología de misiles balísticos.

Corea del Norte justifica su escalada nuclear y militar por la necesidad de defenderse de lo que considera movimientos provocadores de Corea del Sur y sus aliados estadounidenses. Las dos Coreas siguen técnicamente en guerra porque solamente firmaron un armisticio para cesar indefinidamente las hostilidades después de enfrentarse entre 1950 y 1953.