Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Confesión’ televisada de un librero

Reaparece uno de los cinco empleados de una librería de Hong Kong que preparaba un título polémico sobre Xi

Uno de los cinco libreros de Hong Kong desaparecidos en un caso que ha abierto un fuerte debate sobre el respeto a las libertades en el territorio autónomo ha reaparecido este domingo, como protagonista de una confesión televisada. En las imágenes emitidas por el canal estatal CCTV, Gui Mihai, que también tiene nacionalidad sueca, comparece lloroso y asegura que el motivo de su repentina ausencia es que decidió entregarse a las autoridades chinas por un crimen que había cometido 11 años antes.

El propietario de la editorial Mighty Current, especializada en publicar títulos escandalosos prohibidos en la China continental, había desaparecido en octubre de su residencia de vacaciones en Pattaya (Tailandia). Posteriormente también se perdió la pista en circunstancias misteriosas de otros cuatro libreros relacionados con él. La teoría más aceptada es que fueron secuestrados para ser entregados a las fuerzas de seguridad chinas. La esposa del último de ellos, Li Bo, recibió una misiva en la que su marido le asegura que -aunque su pasaporte sigue aún en su domicilio- cruzó voluntariamente la frontera y colabora con las autoridades chinas en una investigación.

Del resto no se había vuelto a saber nada hasta la reaparición de Gui este domingo. Según lo que afirma en su confesión, grabada según CCTV en un centro de detención, en 2004 causó la muerte a una estudiante a la que atropelló mientras conducía borracho en la ciudad de Ningbo, en la costa china. “Tenía miedo de ir a la cárcel y no tenía perspectivas en China continental, así que me escapé”, asegura.

En octubre decidió entregarse porque tenía remordimientos. “Quiero hacer frente a mi responsabilidad, y estoy dispuesto a ser castigado”, solloza.

También pide que las autoridades suecas se desentiendan de su caso. “Aunque soy ciudadano sueco, siento que sigo siendo chino y que mis raíces están en China. Así que espero que la parte sueca respete mi decisión personal, mis derechos y mi privacidad y me deje resolver mis problemas”. La agencia oficial china, Xinhua, también ha divulgado la misma confesión.

Según han revelado sus conocidos, los libreros preparaban la publicación de un volumen con material comprometedor para el presidente chino, Xi Jinping, al parecer sobre su relación con antiguas amantes.

El caso ha desatado una controversia internacional y la inquietud en Hong Kong sobre el deterioro de los derechos y la falta de garantías pese al principio de “un país, dos sistemas” que rige la relación del territorio autónomo con Pekín y que le concede libertades inexistentes en la China continental. Las manifestaciones de protesta contra el caso han llegado a concentrar a miles de personas.

Las confesiones televisadas, aparentemente hechas bajo presión, se han convertido desde la llegada de Xi al poder hace tras años en una práctica frecuente contra los detenidos críticos contra el régimen.

En declaraciones al diario hongkonés “Apple Daily”, la hija de Gui, Angela, expresa sus dudas sobre la versión que ofrece su padre acerca de la desaparición y asegura que es imposible que se haya entregado voluntariamente a las autoridades chinas.