Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hezbolá acusa a Israel de matar a uno de sus jefes en un ataque en Damasco

Kuntar era considerado por el Ejercito israelí responsable de operaciones en el Golán

Samir Kunar (izquierda), junto al líder de Hezbolá, Hasan Nasralá
Samir Kunar (izquierda), junto al líder de Hezbolá, Hasan Nasralá, en 2008 en Beirut. AFP

La guerrilla libanesa de Hezbolá, aliada del régimen sirio, acusó el domingo a Israel de la muerte de Samir Kuntar, uno de los comandantes del partido-milicia chií, en un ataque aéreo en las afueras de Damasco registrado en la noche del sábado. Kuntar, un druso libanés de 53 años, había sido condenado a perpetuidad por un tribunal israelí por un atentado en el que murieron cuatro personas en 1979, y fue liberado en 2008 en un intercambio de prisioneros por cadáveres de soldados caídos en la guerra de Líbano de 2006.

El Ejército israelí lo consideraba, según el diario Haaretz,  como el principal responsable de un grupo de la guerrilla chií que planeaba lanzar ataques sobre los Altos del Golán, territorio sirio ocupado por Israel desde 1967. Según canal de televisión Al Manar, próximo a Hezbolá, dos aviones israelíes dispararon cuatro misiles contra el edificio en el que se encontraba Kuntar, en el distrito de Jaramana de Damasco.

La Radio de Israel aseguró que el dirigente de Hezbolá Farhan Saanan, otro responsable de unidades que operan en la frontera siria con los Altos del Golán, murió también en el ataque. Una decena de personas perdieron la vida al desplomarse el inmueble, que quedó completamente destruido. El Ejército israelí declinó hacer comentarios sobre los hechos.

Kuntar había pasado cerca de tres décadas en las cárceles israelíes, por lo que era calificado por Hezbolá como “el decano de los prisioneros libaneses”. Fue procesado y sentenciado en 1980 por la muerte de dos policías y dos rehenes civiles, un hombre y su hija de corta edad, en Nahariya (norte de Israel), en un atentado que se atribuyó el Frente para la Liberación de Palestina, en el que entonces militaba. La ministra de Justicia israelí, Ayelet Shaked, se felicitó tras conocer la noticia de la muerte de “un architerrorista que mató a una niña aplastándole el cráneo y que ha continuado con sus actividades después de haber sido liberado”.

La muerte del dirigente de Hezbolá en la periferia de Damasco fue confirmada por el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, que se refirió a él como “líder de la resistencia siria para la liberación del Golán”. El primer ministro sirio, Wael Halaqi, condenó el “asesinato” del combatiente de Hezbolá, mientras Irán, otro de los principales aliados del régimen sirio, denunció “la violación de la soberanía nacional” de Siria, informa France Presse.

Israel ha atacado almacenes y convoyes de transporte de armamento supuestamente destinados a Hezbolá en varias ocasiones desde el inicio de la guerra en Siria. Seis miembros de la guerrilla chií libanesa murieron junto con oficiales iraníes el pasado enero en un ataque israelí en la zona fronteriza con los Altos del Golán. En uno de los intercambios de disparos entre el Ejército hebreo y Hezbolá en los días siguientes murió el cabo español Francisco Javier Soria, miembro de la Fuerza Interina de Naciones Unidas para Líbano (FINUL). Tres cohetes disparados desde territorio libanés impactaron el domingo en el norte de Israel sin provocar daños, informó el Ejército israelí, que atacó poco después con disparos de artillería las posiciones desde donde se habían lanzado los Katiusha. Aviones de combate de Israel sobrevolaron el sur de Líbano.

Más información