Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno portugués sube subsidios, pensiones, y el salario mínimo

Comunistas y bloquistas apoyan las medidas de los socialistas, aunque las ven insuficientes

Antonio Costa, a su llegada al Consejo Europeo en Bruselas. Ampliar foto
Antonio Costa, a su llegada al Consejo Europeo en Bruselas. AFP

El Gobierno socialista portugués, dirigido por António Costa, ha aprobado la actualización de las pensiones a partir del 1 de enero, a lo que se unirá la subida del salario mínimo de 505 euros a 530 y la eliminación de un impuesto —la tasa extra del 3,5% en la declaración de la renta— para la mayoría de las familias portuguesas. No es todo lo que les hubiera gustado a los grupos que apoyan al Gobierno, comunistas y bloquistas, pero es más que lo que prometía la coalición de centro derecha.

La subida de las pensiones es más simbólica —cumplir con el eslogan electoral de pasar la página de la austeridad— que otra cosa, pues la actualización de las pensiones inferiores a 628 euros solo supone una mejora de dos euros mensuales.

El Consejo de Ministros también aprobó subidas en varios subsidios a jubilados en el umbral de la pobreza y ayudas familiares que, en este caso, suben una media del 3%, y del 10% en el caso de las familias monoparentales.

Según el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Vieira da Silva, el coste de la actualización de pensiones será de unos 80 millones de euros. Las mejoras afectarán a 440.000 personas en el caso de las reposiciones sociales y a más de 1,1 millones de niños, gracias al aumento de las ayudas familiares. "Además, la actualización de las pensiones afectará a 2,2 millones de personas", ha añadido el ministro. Todos esos aumentos significarán para el Estado un aumento del gasto de 173 millones de euros.

Estos aumentos para las clases más modestas del país se suman a la subida del salario mínimo de 505 a 530 euros, a partir del 1 de enero. También se llegó a un acuerdo respecto a la tasa extra del 3,5% sobre la declaración de la renta, que se cobra desde 2013. Comunistas y bloquistas querían la supresión de este impuesto el próximo año, y los socialistas querían rebajarlo a la mitad; finalmente se llegó a una solución salomónica por la que quedan exentos de pagar esa tasa las personas que ganan menos de 7.000 euros anuales. Seguirán pagándola quienes ganan más de 80.000 euros. En los sueldos intermedios hay varios tramos de rebajas.

El Gobierno socialista de Costa se apoya en la mayoría absoluta parlamentaria que le dan los diputados del PC y Bloco de Esquerda. Estos partidos, a la vez que votan con el Ejecutivo, tienen que mostrar sus diferencias respecto a los socialistas; pero también entre el propio PC y Bloco, pues se disputan el mismo electorado.

Esto fue lo que ocurrió con la tasa extra del 3,5% sobre la declaración de la renta. Pese a que la mayoría de izquierdas había llegado a un acuerdo para suprimirla o reducirla por escalones de ingresos, el PC presentó su propia iniciativa parlamentaria. Fue rechazada, pero constó en acta que el PC no es lo mismo que el PS ni que el Bloco.

Más información