Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El ‘lobby’ de la industria del diésel me culpa de destruir empleo”

París reúne a un millar de alcaldes para mancomunar iniciativas contra el cambio climático

Anne Hidalgo, alcaldesa de París Ampliar foto
La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, este miércoles junto a la ttorre Eiffel. AFP

Las ciudades son las responsables del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Por ello, la ONU las ha incorporado, por vez primera, en la Cumbre del Clima que se está desarrollando en París y por eso también la alcaldesa Anne Hidalgo (San Fernando, Cádiz, 1958) ha organizado en paralelo la Cumbre de los Alcaldes del Mundo. Un millar de regidores municipales se ven este viernes en París. El jueves le precede una minicumbre denominada C40, con las urbes más pobladas, entre las que está Madrid. Hidalgo lleva meses luchando contra la contaminación y pretende erradicar el diésel en la ciudad. Confía en proyectos mancomunados para promover energías más limpias para los ciudadanos, lo que no está exento de problemas. Sobre los atentados sufridos el 13 de noviembre, reivindica la capacidad de superación de la capital francesa.

Pregunta. Tras los atentados del 13 de noviembre, el Ayuntamiento de París ha modificado su presupuesto de seguridad. ¿La ciudad no estaba suficientemente protegida?

Respuesta. La seguridad de los parisinos y los turistas es competencia de la Prefectura de policía, pero el Ayuntamiento apoya intensamente el trabajo de las fuerzas del orden y ha movilizado a muchos agentes municipales. Este año, hemos consagrado 361 millones a la seguridad y la prevención.

P. ¿Qué le diría a los turistas que quieren venir a París?

Menos de 48 horas después de los atentados, las terrazas estaban de nuevo llenas, los amigos estaban más felices que nunca de reencontrarse”

R. Hemos tomado medidas fuertes con el Estado para reforzar la seguridad de la ciudad multiplicando por tres los efectivos militares en lugares turísticos y medios de transporte públicos. Esperamos a los visitantes del mundo entero con confianza y entusiasmo.

P. El libro París era una fiesta, de Ernest Hemingway, era una imagen de marca de la capital francesa. ¿Cree que ese espíritu sigue aún presente?

R. Menos de 48 horas después de los atentados, las terrazas estaban de nuevo llenas, los amigos estaban más felices que nunca de reencontrarse y de celebrar la vida. París será siempre París y nada ni nadie cambiará su naturaleza.

P. ¿Pueden las ciudades hacer algo juntas contra el terrorismo?

R. Por supuesto. Compartimos un mismo enemigo. Frente a él, tenemos que demostrar que no nos dejamos dividir, que no caemos en la trampa de la desconfianza. Por ello, mantener la Cumbre de los Alcaldes me pareció evidente.

Las ciudades deben abandonar los coches privados contaminantes y promocionar los vehículos eléctricos o híbridos”

P. ¿Teme usted que la Cumbre de París, la COP21, sea un fracaso? ¿Qué pretende aportar con la reunión de alcaldes?

R. Las ciudades desempeñamos un papel esencial. Somos los principales emisores de gas de efecto invernadero. Todos los alcaldes que participan en la cumbre están ya comprometidos. Pekín acaba de cerrar cuatro centrales de carbón. Nueva York trabaja desde hace tiempo en reducir emisiones, como París. Aquí, el 70% de los parisinos apoyan nuestra lucha contra el cambio climático, al margen de diferencias políticas.

P. ¿Qué soluciones concretas proponen?

R. En París utilizamos la energía geotérmica para 55.000 viviendas renovadas en el noreste de la ciudad. Producimos energía con biomasa y recuperamos el calor de los ordenadores y los centros de datos. Contamos con un importante número de empresas especializadas en este sector. Hemos empezado a utilizar los desagües para calentar edificios públicos y hay ya muchos ejemplos de uso de paneles solares.

P. ¿Qué propone para reducir el uso del coche?

R. Las ciudades deben abandonar los coches privados contaminantes y promocionar los vehículos eléctricos o híbridos. Autolib facilita en París el alquiler de coches eléctricos. Es un sistema que imitan otras ciudades. Londres lo lanzará el año próximo. En la cumbre, los alcaldes presentarán distintas experiencias contra el calentamiento global.

P. Usted ha tenido dificultades para introducir la circulación alterna cuando ha habido picos de contaminación…

R. He propuesto varias veces este sistema porque considero que no es posible negociar con la salud de los ciudadanos. Pero no disponía del poder directo para implementarlo. Ahora será automático, según ha anunciado el Ministerio de Ecología, lo que es una buena noticia.

P. Usted ha emprendido una importante batalla contra el diésel. De hecho, ya está prohibida en la ciudad la circulación de camiones y autocares matriculados antes de 2001. ¿Le confirma en su estrategia el escándalo de Volkswagen?

R. Sí. El escándalo nos da la razón en nuestra lucha para erradicar el diésel, un carburante del pasado. El lobby de esta industria es potente. Lo sé porque han venido aquí, a este despacho [del Ayuntamiento de París], a explicarme que luchando contra el diésel seré responsable de la destrucción de empleo en el sector del automóvil. Pero estoy convencida de que el desarrollo del coche eléctrico e híbrido creará empleo. Mi determinación sobre este asunto no va a cambiar un ápice.

P. ¿Cómo va a actuar contra la industria del diésel?

R. Las grandes ciudades están reaccionando ya conjuntamente para funcionar como palanca en el sector. Tenemos una iniciativa compartida por París, Madrid, Bruselas, Roma, Copenhague, Atenas, Lisboa y Tallin. Vamos a reagrupar nuestras compras con dimensión ecológica como la de los vehículos para el mantenimiento de la ciudad. De esta manera, constituimos un mercado interesante para los constructores que les incita a desarrollar soluciones innovadoras al tiempo que nos permite reducir costes. Es una iniciativa que ha interesado mucho a la Comisión Europea y creo que otras ciudades se van a adherir pronto. Montreal, por ejemplo, ya se ha interesado.

Esta entrevista la ha realizado EL PAÍS junto a sus socios de la LENA (Leading European Newspaper Alliance) La Repubblica, Die Welt, Le Soir y Tribune de Genève.

Más información