Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El apoyo a los bombardeos en Siria divide al laborismo británico

Corbyn envía una carta a sus diputados con los motivos por los que rechaza el ataque

La mitad de su equipo tiene previsto respaldar a Cameron en la votación

El líder laborista británico, Jeremy Corbyn, el jueves en la Cámara de los Comunes.
El líder laborista británico, Jeremy Corbyn, el jueves en la Cámara de los Comunes. EFE

La inminente votación en el Parlamento para autorizar la participación de Reino Unido en los bombardeos contra el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en Siria ha hecho saltar todas las delicadas costuras que trataban de unir al Partido Laborista desde que en septiembre eligiera a su nuevo líder, el izquierdista Jeremy Corbyn. La exposición del primer ministro, David Cameron, el jueves en el Parlamento, de los motivos por los que cree que la aviación británica debe empezar cuanto antes a bombardear no convencieron, como estaba previsto, al líder de la oposición. Y así se lo hizo saber este por carta a cada uno de sus diputados, explicando los motivos por los que optará por el no en la votación que el primer ministro quiere celebrar cuanto antes, tan pronto como la próxima semana, para estar atacando al ISIS en Siria antes de Navidad.

El llamado gabinete en la sombra, que replica las carteras ministeriales en la oposición, se reunió el jueves por la tarde, durante más de una hora, después de la comparecencia de Cameron, para tratar de alcanzar una posición común. Pero fracasaron: cerca de la mitad de los ministros en la sombra dejaron claro que votarán con el primer ministro. Entre ellos, el vicepresidente del partido, Tom Watson, y el ministro de Exteriores en la sombra, Hilary Benn.

El fracaso de la reunión llevó a Corbyn a dejar sus argumentos por escrito en una carta remitida a todos sus diputados. “No creo que la propuesta actual del primer ministro para los bombardeos en Siria proteja nuestra seguridad y por eso no puedo apoyarla”, escribió el líder laborista.

La misiva causó cierto malestar entre algunos miembros del gabinete en la sombra, que confiaban en que hubiera más discusiones antes de la siguiente reunión, convocada para el lunes, y en poder sondear durante el fin de semana a los electores de las circunscripciones a las que representan. En ese sentido, el movimiento ciudadano de apoyo a Corbyn, bautizado como Momentum, ha creado una página web para que los ciudadanos presionen a sus diputados contra la idea de bombardear Siria. Dicha organización, junto con otras, ha convocado manifestaciones el sábado en diversas ciudades de Reino Unido para expresar su rechazo a la intervención en Siria.

Jeremy Corbyn sigue tratando de conseguir una postura común en su gabinete en la sombra, algo que cada vez parece más improbable. En los próximos días deberá decidir si otorga a sus diputados la libertad de voto o si impone la disciplina, arriesgándose a una rebelión en sus filas que podría incluir la dimisión de varios miembros del Gobierno en la sombra. Hilary Benn, portavoz de Exteriores, ha anunciado que votará a favor de los bombardeos pero que no dimitirá, en un gesto que pretende presionar a Corbyn para conceder libertad de voto a sus diputados. “Hay una clara amenaza a nuestros ciudadanos y a nuestra nación”, dijo Benn en la radio pública. Y advirtió: “No voy a dimitir porque estoy haciendo mi trabajo como ministro de Exteriores en la sombra, que es hablar públicamente sobre lo que considero que es lo correcto hacer”.

Más información