Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ISIS asume la autoría de un atentado contra un hotel en el Sinaí

Al menos siete personas han muerto en el ataque contra el establecimiento

Personal sanitario y fuerzas de seguridad, frente al hotel atacado este martes en el Sinaí.
Personal sanitario y fuerzas de seguridad, frente al hotel atacado este martes en el Sinaí. AFP

La filial egipcia del autodenominado Estado Islámico, Wilayat Sina (Provincia del Sinaí) ha asestado un nuevo golpe al Gobierno egipcio en su feudo del norte del Sinaí. Al menos siete personas fallecieron y otras 14 resultaron heridas este martes por la mañana en un atentado dirigido contra el Hotel Swiss Inn de la ciudad del Arish, donde se alojaban los jueces encargados de supervisar la segunda ronda de las elecciones legislativas en Egipto. Entre las víctimas mortales se cuenta un juez, un fiscal y cuatro miembros de las fuerzas de seguridad y un civil, además de los autores del ataque.

Según la versión oficial hecha pública en un comunicado del Ejército, un terrorista suicida intentó introducir un coche bomba dentro del recinto del hotel. Sin embargo, las fuerzas de seguridad apostadas a la entrada se dieron cuenta de su intención y abrieron fuego contra el vehículo, lo que provocó el estallido del artefacto explosivo y la muerte del conductor. Otros dos terroristas fueron capaces de entrar en el hotel. Uno de ellos hizo estallar un cinturón de explosivos que llevaba adherido al cuerpo en la cocina, mientras el otro subió a las habitaciones y asesinó de un disparo a un juez.

Poco después del ataque, Wilayat Sina asumió la autoría de la acción a través de un comunicado publicado en una cuenta afín de Twitter y otra de Telegram. Su versión de los hechos es diferente de la oficial. “Un hermano que quería convertirse en mártir estrelló su coche bomba contra las fuerzas de seguridad que protegían el hotel en el que se hospedaban 50 jueces”, reza el comunicado, que apunta que otro miliciano consiguió entrar en el recinto hotelero con una pistola automática, se dirigió hacia un grupo de jueces e hizo estallar su cinturón de explosivos.

La filial del Estado Islámico se atribuyó también el derribo de un avión civil ruso en la misma península del Sinaí el pasado 31 de octubre provocando la muerte de 224 personas, la gran mayoría de nacionalidad rusa. A pesar de que Egipto continúa insistiendo en que todavía no se puede esclarecer la causa del siniestro, los servicios de inteligencia estadounidenses, británicos y rusos han apuntado que se trató de un atentado. Esta misma semana, una cuenta afín al grupo yihadista publicó una foto de una lata y un detonador que presentó como la bomba que hizo caer el Airbus A321.

El último atentado en el convulso Sinaí llega un día después del final de la votación de la segunda ronda de las elecciones legislativas en Egipto, y que correspondía a varias provincias, entre ellas El Cairo. Las elecciones han estado marcadas por la baja participación y la ausencia de la oposición, pues la mayoría de partidos se encuentran proscritos o bien optaron por boicotear los comicios.