Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía detiene a 16 personas en Bruselas sin encontrar a Abdeslam

Las redadas han empezado tras el anuncio de que la alerta máxima se extiende 24 horas

Una agente de Policía hace guardia en el centro de Bruselas. / YOUSSEF BOUDLAL (REUTERS) Atlas

La policía belga ha hecho este domingo por la noche redadas en la zona aledaña a la Grand Place, en el deprimido barrio de Molenbeek, en varios puntos más de Bruselas, y en la región de Charleroi, al sur. 19 intervenciones en total, según la Fiscalía del país. Las autoridades anunciaron pasadas la media noche que 16 personas habían sido detenidas en los registros, en los que no se localizaron armas, explosivos ni al prófugo Salah Abdeslam, el supuesto terrorista que huyó tras ayudar a los suicidas que atentaron en París el pasado viernes 13 de noviembre matando a 130 personas.

La alerta de “atentado concreto e inminente” anunciada el sábado por la mañana por el primer ministro belga, Charles Michel, alcanzó anoche un punto álgido. A partir de las nueve de la noche, la policía efectuó varios registros relacionados con la búsqueda de terroristas yihadistas relacionados con la matanza de París en diferentes puntos de la capital. El de mayor repercusión fue en la Rue de Midi, a apenas 200 metros de la emblemática Grand Place y del Manneken Pis.

Pocos minutos después de que el Gobierno, en constante contacto con el Centro de Crisis —que se encarga de evaluar los riesgos de atentado—, anunciara la ampliación de la máxima alerta (nivel cuatro) durante al menos 24 horas más, los indicios sobre un gran despliegue policial en el centro de la Grand Place fueron tomando fuerza. Agentes de policía y soldados visiblemente armados acordonaron los alrededores de la comisaría central de la capital belga.

La policía, según los vecinos de la zona citados por la prensa local, ordenó a los residentes en la zona de la operación que no salieran de sus casas, que permanecieran alejados de las ventanas e incluso que apagaran la luz, lo que generó una gran incertidumbre. “Estábamos en el restaurante y la policía nos ha dicho que termináramos y nos agrupáramos cuanto antes”, explicó un ciudadano a la cadena de televisión local RTL. Simultáneamente, la Policía llevaba a cabo otra operación en el barrio de Casernes, en la zona de Etterbeek, que está sometido a una vigilancia particular, aunque anoche no habían trascendido más detalles. También hubo redadas en los barrios bruselenses de Ixelles y Molenbeek, donde un individuo se abalanzó contra unos agentes que abrieron fuego. El supuesto atacantes, del que se desconoce si guarda relación con los atntados de París, está herido y detenidos, según la Fiscalía.

El lunes pasado, tres días después del atentado múltilpe en París en el que murieron 130 personas, la policía lanzó una macroperación en Molenbeek, barrio de mayoría musulmana y cuna de yihadistas europeos, donde las fuerzas especiales entraron en una vivienda desde el tejado y se oyeron al menos dos detonaciones. De allí eran los hermanos Abdesalam: Brahim se suicidó con un cinturón de explosivos en París y Salah está huido.

Las redes sociales se llenaron inmediatamente de comentarios sobre el dispositivo policial en el centro de Bruselas. La policía, a través de su cuenta de Twitter, pidió a la ciudadanía y a los medios de comunicación que no difundieran sus operaciones por las redes para facilitar su trabajo y poder garantizar la seguridad de los ciudadanos. Le Soir, uno de los principales rotativos del país, dejó de informar durante la operación policial.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información