Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La acción militar no es suficiente para derrotar al Estado Islámico”

El experto propone alianzas con los rebeldes sirios y frenar la radicalización en Europa

Michael Stephens.
Michael Stephens.

Michael Stephens es especialista en Oriente Próximo del Royal United Services Institute, think tank británico especializado en temas de defensa y seguridad, y dirige su oficina en Qatar. El analista asegura que responder a los ataques de París del pasado 13 de noviembre con una escalada militar no será suficiente para derrotar al Estado Islámico (ISIS, en ingles).

Pregunta. El ISIS ha pasado en solo unos meses de inspirar ataques de lobos solitarios a organizar células terroristas. ¿Qué ha cambiado?

Respuesta. La organización pretende expandir el conflicto más allá de sus fronteras. Destruir al enemigo extranjero es un objetivo heredado de Al Qaeda. Se está diciendo que los atentados en París son una respuesta a las intervenciones de Francia en Siria y creo que no es así. El ISIS llevaba meses planificándolos. Lo que no está claro es si la cúpula estuvo involucrada activamente o simplemente dejó al líder de la célula belga que actuara por su cuenta.

P. ¿Cómo derrotar al ISIS?

R. La estrategia tiene dos grandes frentes. Primero hay que buscar socios sobre el terreno, en Siria e Irak, para hacer frente al ISIS militarmente. En caso de vencerle, estos grupos podrían ser capaces posteriormente de tomar el control de ese territorio. El segundo tema está relacionado con la seguridad en Europa. Tenemos que analizar el porqué de la radicalización, la alienación social que sufren algunos ciudadanos. Tenemos que identificar mejor las causas de la atracción por la ideología extremista. Eso es muy complicado. Desde el 11-S, incluso antes, los Estados occidentales han puesto en marcha algunos programas de prevención. Pero en Francia en particular vemos que sigue habiendo problemas. Hay que mirar las dos caras de la moneda. Solo la acción militar no será suficiente. Los ataques de Hollande en Siria no van a hacer que los franceses estén más seguros.

P. ¿Tomar medidas de excepción, como en Francia, o cerrar las fronteras soluciona algo?

R. Hay que trabajar para que las fronteras por las que los terroristas entran y salen estén aseguradas; incrementar la cooperación entre los servicios de inteligencia, y mejorar las condiciones políticas en la región, particularmente entre Arabia Saudí e Irán.

P. ¿Convendría desplegar tropas sobre el terreno?

“Podríamos estar diez años ocupando el territorio y marcharnos, pero luego qué”

R. Una invasión terrestre solo podría ser una solución temporal. Creo que no detendría la proliferación de la ideología del ISIS, que ha ganado gran parte de su legitimidad gracias a la interferencia de los Ejércitos occidentales en la región. Además, podríamos estar diez años ocupando el territorio, marcharnos, pero luego ¿qué nos asegura que esto no fuera a suceder otra vez? Habrá más grupos radicales deseosos de asentarse en esas zonas. Como ahora conviene políticamente, Occidente busca un apaño rápido, pero acabar con el ISIS va a requerir años.

P. ¿Bachar el Asad puede ser un aliado?

R. En 2004, Siria financiaba a Al Qaeda, acogía a yihadistas y los enviaba a Irak. Después, el Asad detuvo a muchos y los volvió a soltar en 2011 cuando empezaron las protestas contra él. El Asad forma parte del problema que permitió que el ISIS se hiciera fuerte.

P. Se dice que es un mal menor.

R. Todos sabemos que El Asad tiene el apoyo de Rusia y no va a ser destronado militarmente. Pero tiene que haber un proceso consultivo y él debe comprometerse a compartir el poder.

P. Rusia ha tomado la iniciativa en la región. ¿Cuál es su papel?

R. Está muy claro que la posición pasiva de EE UU ha ayudado a Rusia. Vladímir Putin dice a Occidente que hay que cooperar para salvaguardar nuestros intereses en la región. Pero la gran mayoría de los ataques de Rusia en Siria no son contra el Estado Islámico, sino contra los grupos contrarios a El Asad.

P. ¿EE UU está haciendo lo suficiente?

R. No lo creo. La inestabilidad que estamos viendo es producto de que la Administración norteamericana está dando marcha atrás en su papel de policía de la región. Obama está esperando a ver qué hacen los demás.

P. ¿El ISIS es realmente un Estado?

R. Sí, intenta funcionar como un Estado, aunque sea ilegal. Tienen un territorio, un ejército y, a su manera, trabajan para proporcionar servicios básicos a la población. No es una organización terrorista al uso. El liderazgo político, con Abubaker al Bagdadi al frente, es mayoritariamente iraquí. En cierto sentido gobiernan a través de una combinación de miedo y estructuras de mando tradicionales que recuerdan mucho a las de la época de Sadam Husein.

P. ¿Cuáles son las diferencias frente a Al Qaeda?

R. La más destacable es que el ISIS tiene un territorio bajo su control. Esto es diferente a todo lo que habíamos visto hasta ahora y mucho más peligroso, porque hasta que el ISIS sea derrotado en Irak y Siria, algo que no parece inminente, será una fuente de inspiración para perpetrar ataques en todo el mundo.

Más información