Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grecia cede de nuevo ante la troika para desbloquear ayudas europeas

Atenas acepta reducir la protección a los propietarios de primeras viviendas

Alexis Tsipras (izquierda) y el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, este martes en Estambul.
Alexis Tsipras (izquierda) y el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, este martes en Estambul. Getty Images

Atenas y la antiguamente denominada troika (Fondo Monetario Internacional, BCE y Comisión Europea, además del fondo europeo de rescate, el Mede) alcanzaron en la madrugada del lunes un principio de acuerdo que debe permitir desbloquear ayudas por importe de 2.000 millones de euros. Y, si nada se tuerce, liberar también fondos para los cuatro grandes bancos griegos: hasta 10.000 millones adicionales. Grecia se vio obligada a ceder de nuevo: rebajó la protección para los propietarios de primera vivienda, que con las leyes actuales no podían ser desahuciados. La nueva normativa solo protege a los propietarios con viviendas por debajo de los 170.000 euros y con bajos ingresos; el Gobierno de Alexis Tsipras pretendía situar el límite en 200.000 euros.

Grecia, al menos, salda la negociación sin tener que subir el IVA de la educación privada al 23%, tal como pretendían los acreedores. Atenas ha sustituido esa subida fiscal por un nuevo impuesto sobre el juego y una subida de la fiscalidad del vino.

Ambas partes dejan para más adelante la nueva normativa sobre la morosidad del sistema financiero, que será fundamental para desbloquear otro tramo de 1.000 millones de euros y para finalizar con éxito la reestructuración del sector bancario. El BCE detectó hace unas semanas un agujero de capital de 14.400 millones de euros en las cuatro grandes entidades del país. Los bancos están buscando fondos privados, venderán activos y cuentan con esos 10.000 millones de fondos europeos. Pero además deberán apuntalar la legislación de los créditos morosos —que ascienden a 107.000 millones de euros, el 60% del PIB helénico— y la gobernanza de los bancos.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, se felicitó ayer por el acuerdo alcanzado y celebró los “avances sustanciales” en Grecia. El Ejecutivo griego aplaudió por el hecho de que la ley protege aún al 60% de los propietarios de primera vivienda, aunque Alexis Tsipras pretendía que esa cifra fuera del 72%. La oposición estaba mucho menos radiante: “En septiembre, Tsipras engañó otra vez a los ciudadanos con la promesa de que no habría subastas de primeras viviendas. Hoy firma los desahucios para miles de pisos. El fraude político es obvio. El mito de la supuesta sensibilidad social de la izquierda ha caído”, apuntó el conservador Nueva Democracia en un comunicado, informa Efe.