Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

15 dólares por hora: la pugna por los salarios toma fuerza en Estados Unidos

El Estado de Nueva York sigue a Los Angeles y anuncia una subida para sus funcionarios en un día de protestas en todo el país. Pittsburgh impulsa otro incremento.

Trabajadores del sector de la comida rápida se manifiestan en Los Angeles
Trabajadores del sector de la comida rápida se manifiestan este martes en Los Angeles. REUTERS

La mecha se encendió por el multitudinario y mal pagado sector de la comida rápida, pero las protestas por una subida de los salarios mínimos ha tomado fuerza en todo Estados Unidos. Este martes, el mismo día que miles de trabajadores se manifestaron en distintos países, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció un incremento progresivo del sueldo de los funcionarios públicos del Estado hasta llegar a los 15 dólares por hora en 2018. El alcalde de Pittsburgh (Pennsylvania), Bill Peduto, anunció lo mismo para los trabajadores de la ciudad. Su homólogo en Nueva York, Bill de Blasio, lo llama ya "la lucha de los 15 dólares".

Tras aquel "somos el 1%", la de los 15 dólares, la de la subida de los salarios mínimos, es una de las nuevas pugnas que marcarán la carrera electoral americana. De momento, el del Nueva York se ha convertido en el primer estado de todo el país en impulsar ese incremento para todos sus funcionarios y busca expandir esos 15 dólares mínimos. "Creo que si trabajas duro y a tiempo completo, no deberías ser condenado a vivir en la pobreza. Miles de familias en toda la nación se quedan atrás con un salario mínimo que es insuficiente y eso debe cambiar", dijo Cuomo al anunciar la medida.

El incremento impulsado por el estado afecta a unos 10.000 empleados públicos, de los cuales un millar trabajan en la ciudad de Nueva York. El gobernador anunció la medida ni más ni menos que en una de las protestas realizadas ayer por trabajadores. Según datos recogidos por Efe, este martes había más de 500 acciones anunciadas en 270 ciudades del país para reclamar mejores salarios.

Los Angeles también se ha puesto a la cabeza de esta batalla desde este verano. En junio el alcalde, Eric Garcetti, firmó una la ley que elevaba el salario mínimo casi un 70%, de 9 dólares a 15 dólares la hora. Ha ocurrido lo mismo en San Francisco y Seattle, con aumentos progresivos.

El alcalde de Nueva York ha sido otro abanderado en esta batalla. Este martes, en la protesta, explicó que ese mínimo debe ir más allá de los empleados públicos, que esos 15 dólares son lo mínimo para subisistir en Nueva York. Hoy por hoy, el suelo mínimo en Nueva York es de 8,75 dólares. "La lucha por los 15 dólares está funcionando, ahora debemos llevarla al siguiente nivel, necesitamos que los 15 dólares sean la ley de este estado".

En este contexto, grandes firmas como McDonald's o Walmart anunciaron en el último año subidas de los salarios mínimos de sus trabajadores. Los bajos sueldos formarán parte de los discursos demócratas en la carrera electoral, es uno de los aspectos más criticados de la desequilibrada recuperación económica estadounidense.

Más información