Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán detiene a 20 supuestos terroristas que iban a Siria e Irak

La redada alcanza a un total de 40 extremistas suníes

El presidente iraní, Hasan Rohani, recibió ayer en Teherán al ministro de Exteriores de Bélgica, Didier Reynders
El presidente iraní, Hasan Rohani, recibió ayer en Teherán al ministro de Exteriores de Bélgica, Didier Reynders AFP

Irán ha anunciado este martes la detención de 40 presuntos terroristas en diversos puntos del país. Aunque no se dice de forma explícita, de la información oficial se desprende que se trata de extremistas suníes, ya que a 14 de ellos se les vincula con un atentado antichií del mes pasado en el sur del país y 20 intentaban cruzar a Irak y Siria, según ha informado el ministro encargado de los servicios secretos, Mahmud Alavi, citado por los medios locales.

“Los detenidos son mercenarios de algunos países reaccionarios de la región”, ha declarado Alavi sin dar más detalles. Con “países reaccionarios” la propaganda oficial se refiere a las vecinas monarquías árabes, en especial Arabia Saudí, su rival ideológico y estratégico en la zona.

La República Islámica, erigida en faro del islam chií, acusa a los gobernantes saudíes, empeñados en liderar la rama suní, de alentar y financiar el extremismo del Estado Islámico (ISIS) y otros grupos yihadistas. Aun así, los dirigentes iraníes intentan evitar cualquier gesto que pueda ser interpretado como sectario y marcan diferencias entre la familia real, a la que tachan de corrupta, y los creyentes suníes en general.

Sin embargo, el hecho de que 20 de los detenidos quisieran cruzar a Irak y Siria solo puede deberse a que iban a unirse a los yihadistas, una rama extremista de los suníes para quienes los chiíes son unos herejes. Los iraníes que acuden a Siria o Irak para frenar al ISIS, lo hacen bajo el amparo oficial. Hace un año, Teherán anunció la detención de varios ciudadanos afganos y paquistaníes que planeaban unirse a ese grupo, pero no ha habido noticias de iraníes que quisieran hacerlo.

20 de los detenidos querían cruzar a Irak y Siria para unirse a los yihadistas

Apenas el 9% de los iraníes son suníes, confesión que profesa la mayoría de los musulmanes del mundo. Aunque esa comunidad suele quejarse de discriminación, está muy fragmentada y sus problemas se superponen con su pertenencia a distintas minorías étnicas del caleidoscopio iraní. En dos de las provincias donde se han producido las detenciones, Juzestán, y Sistán-Baluchistán, existen problemas que dan lugar a ocasionales actos violentos.

Varios de los detenidos, según el ministro, son responsables de los ataques contra la oficina del gobernador y la comisaría de Susangerd, en Juzestán, el pasado sábado. Otros 14 están vinculados con el atentado que el 16 de octubre causó dos muertos en Dezful, otra localidad de la misma provincia, durante una procesión de Ashura, el duelo en memoria de Husein, el tercer imam de los chiíes. Ahora, la seguridad se ha reforzado ante la celebración el 2 de diciembre del Arbain, la ceremonia que marca los 40 días tras la muerte Husein hace 14 siglos.