Caótico inicio de la repatriación de los turistas británicos en Egipto

EasyJet asegura que ocho de sus diez vuelos desde Sharm el Sheij han sido suspendidos Las autoridades egipcias lo niegan y justifican

Foto: reuters_live | Vídeo: Thomas Hartwell reuters

La repatriación de los miles de ciudadanos británicos que se encuentran en Sharm el Sheij ha arrancado este viernes con complicaciones. La compañía Easyjet ha cancelado ocho de los vuelos que tenía previsto realizar hoy desde el lugar y acusa al Gobierno egipcio de impedir el aterrizaje de sus aviones.

Estaba previsto que 20 aviones vacíos llegaran al aeropuerto este viernes para repatriar a los ciudadanos británicos, pero —según la compañía EasyJet— los vuelos no programados han sido suspendidos. El portavoz del primer ministro británico ha asegurado este viernes que la situación en Egipto es "difícil".

Más información
Londres cree que una bomba fue colocada en la bodega del avión ruso
La sospecha de un atentado en Egipto pone a Putin a la defensiva
El Sinaí, el mayor polvorín de Egipto
Reino Unido cree que una bomba pudo derribar el avión del Sinaí
Compañías alemanas suspenden sus vuelos a Egipto

“Se nos ha informado de que las autoridades egipcias permitirán un número restringido de vuelos a Reino Unido desde Sharm el Sheij hoy, dos de los cuales son de Easyjet”, explica la aerolínea de bajo coste en un comunicado en su página web. “Eso significa que llevaremos a casa a 339 pasajeros. También significa que ocho de los vuelos de Easyjet planeados para hoy no podrán operar”.

Las autoridades egipcias han negado este viernes que hayan prohibido a las compañías operar vuelos adicionales y han justificado los problemas que se están registrando en base a la limitada capacidad del aeropuerto. "Transportar a miles de personas en un solo día es increíblemente difícil. Todo el mundo tiene que seguir los procedimientos establecidos. No hemos cancelado ningún vuelo, pero el aeropuerto no puede manejar todos estos aviones a la vez", ha informado un portavoz del Ministerio de Aviación Civil a Reuters.

Cerca de 20.000 británicos se encontraban en el complejo turístico del mar Rojo cuando el pasado miércoles el Gobierno británico decidió suspender los vuelos desde Sharm el Sheij a Reino Unido. El Gobierno tomó la decisión al sospechar que el siniestro del avión ruso que el pasado sábado se estrelló en la península del Sinaí con 224 personas a bordo, después de despegar de Sharm el Sheij, pudo haber sido causado por un artefacto explosivo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El hecho de que la decisión fuera tomada unilateralmente y antes de que concluya la investigación oficial ha molestado a las autoridades rusas y egipcias, que no contemplan un ataque terrorista como principal hipótesis. La rama egipcia del grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) ha insistido en atribuirse el derribo del avión ruso, aunque no ha ofrecido detalles sobre esa supuesta operación.

El turismo es un sector importante para la economía de Egipto, cuyo presidente se reunió ayer con David Cameron en Londres en una visita programada con anterioridad a la suspensión de los vuelos. La posibilidad de un atentado puede ser muy perjudicial para los intereses del Gobierno egipcio, que promociona esta zona del mar Rojo, muy popular entre turistas británicos y rusos, como un lugar a salvo de la inestabilidad que impera en otras partes de la región.

Según informa hoy la BBC, la hipótesis del ataque terrorista cobró peso para el Gobierno británico después de haber recibido el miércoles información de inteligencia obtenida de la interceptación de comunicaciones entre milicianos islámicos en el Sinaí. Los servicios secretos, según la radiotelevisión pública, sospechan que alguien con acceso a la bodega del avión colocó un artefacto explosivo sobre las maletas o en el interior de una de ellas poco antes del despegue.

En el aeropuerto de Sharm el Sheij se han vivido escenas tensas entre los ciudadanos británicos que esperan regresar a sus casas. Algunos de ellos han increpado al embajador de Reino Unido en Egipto, John Casson, reclamando una explicación ante la información contradictoria que recibían: su Gobierno les informó de que regresarían hoy, y esta mañana la aerolínea les informa de que las autoridades de ambos países discuten sobre la autorización de los vuelos.

A primera hora de la mañana Easyjet informaba de que las conversaciones se estaban produciendo “al más alto nivel político” y pedían disculpas a los pasajeros retenidos, a pesar de que la situación excedía a su control. Horas más tarde aclaraba que la compañía “continuará trabajando con las autoridades egipcias y el Gobierno británico” para enviar de vuelta a casa a sus clientes “lo antes posible”.

Además de los dos vuelos de Easyjet autorizados, otros seis vuelos de otras compañías tienen previsto abandonar hoy Sharm el Sheij con destino a Reino Unido.

La aerolínea holandesa KLM también ha prohibido este viernes cargar equipaje en la bodega en un vuelo desde la capital egipcia, El Cairo, hasta Ámsterdam. La compañía tomó esta decisión después de que las autoridades británicas comunicaran sus sospechas de que una bomba en la bodega del avión ruso fue la causante de la explosión. A los pasajeros del vuelo KLM 554 solo se les permitió volar con equipaje de mano, según precisó la compañía en un comunicado, en el que añadió que tomaban la decisión por precaución, "en base a información nacional e internacional". El vuelo aterrizó en Ámsterdam a primera hora de esta mañana.

Sobre la firma

Pablo Guimón

Es el redactor jefe de la sección de Sociedad. Ha sido corresponsal en Washington y en Londres, plazas en las que cubrió los últimos años de la presidencia de Trump, así como el referéndum y la sacudida del Brexit. Antes estuvo al frente de la sección de Madrid, de El País Semanal, y fue jefe de sección de Cultura y del suplemento Tentaciones.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS