Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama ralentiza la retirada de soldados de EE UU de Afganistán

Unos 5.000 efectivos permanecerán en el país más allá del final del mandato de Obama

El general estadounide John Campbell, al frente de la misión en Afganistán
El general estadounide John Campbell, al frente de la misión en Afganistán, en Washington. REUTERS

Al anunciar, este jueves, que Estados Unidos aplaza la retirada de Afganistán, el presidente Barack Obama rompe una de las promesas de su presidencia: terminar con las guerras que heredó de su antecesor, George W. Bush.

Obama sacó todas las tropas de Irak en 2011, pero los avances del Estado Islámico le llevaron hace un año a rectificar. Ordenó bombardeos aéreos y envió más de tres mil instructores militares.

El repliegue de Afganistán debía concluir a finales de 2016, pero las recientes victorias de los talibanes, unidas a la voluntad de no repetir en Afganistán la retirada fallida de Irak, han abocado a Obama a una nueva rectificación.

Ahora hay unos 9.800 militares estadounidenses en Afganistán, una cifra discreta en comparación con los más de 100.000 que había en 2011. Los planes originales consistían en reducir esta presencia a la mitad en 2016. En enero de 2017, cuando Obama abandonase la Casa Blanca, debía quedar una fuerza de unos mil militares en la embajada en Kabul, nada más.

La guerra —o mejor: la implicación de EE UU en la guerra— habría terminado. Promesa cumplida.

La rectificación prevé que los 9.800 militares que ahora están desplegados sigan en Afganistán durante 2016. A finales de 2016, o en 2017, cuando Obama deje de ser presidente, el número bajará a 5.500. No estará sólo en la embajada estadounidenses sino en bases en las ciudades de Bagram, Jalalabad y Kandahar.

La misión seguirá siendo la misma que las fuerzas estadounisenses asumieron en enero, cuando oficialmente terminó la misión de combate. Y es doble: entrenar y aconsejar a las fuerzas afganas que luchan contra los talibanes y otros grupos, y participar en misiones antiterroristas

"No apoyo la idea de una guerra sin fin, y he argumentado de forma reiterada en contra de meternos en conflictos militares abiertos que no sirven a nuestros esfuerzos de seguridad fundamentales", dijo Obama en la Casa Blanca.

Pero añadió que, dado lo que está en juego en Afgansitán y a la posibilidad de que este país sea un aliado estable de EE UU ante futuras amenazas, vale la pena un "esfuerzo suplementario". "Esta prolongación pequeña pero significativa de nuestra presencia puede marcar una verdadera diferencia". dijo.

Obama ralentiza la retirada de soldados de EE UU de Afganistán

Avance talibán

Los talibanes, que desde su expulsión del poder en 2001 siempre han combatido a las fuerzas extranjeras y al Gobierno que apoyan, han reforzado su habitual ofensiva de verano desde que el pasado julio se revelara que su líder, el clérigo Omar, llevaba muerto dos años. Ante el riesgo de división del grupo, su sucesor, Athar Mansour, ha tratado de consolidar su poder con ataques osados en diversos puntos del país, cerrando la vía a las negociaciones de paz que habían acordado con el presidente afgano, Ashraf Ghani.

Su éxito fulgurante en Kunduz, la única capital provincial que hasta ahora ha caído bajo su férula, no ha sido eclipsado por su incapacidad de controlar la ciudad de forma permanente ante el acoso de las fuerzas gubernamentales. Aunque decidieron retirarse el pasado martes, el golpe de efecto supuso una sacudida para EE UU y sus aliados en la misión Apoyo Decidido (que dirige la OTAN). Muchos analistas han criticado la retirada de esa misión porque significaría entregar el país a los talibanes.

A pesar de sus avances, los 350.000 miembros de las Fuerzas de Defensa y Seguridad Nacional de Afganistán aún necesitan del apoyo aéreo y logístico de esa misión para sacar partido a su potencial, ya que la corrupción y las fracturas tribales dificultan su eficacia. Alemania, el país que se ocupó de la “reconstrucción provincial” de Kunduz entre 2003 y 2013, ya anunció su disposición a mantener a sus soldados más allá de la fecha inicialmente pactada.

La intervención en Afganistán empezó después de los atentados del 11 de septiembre de 2001. EE UU, con el presidente George W. Bush, acusó al régimen talibán, que controlaba el país, de albergar al cerebro de los atentados, Osama bin Laden. La intervención contó con el apoyo de una amplia coalición internacional, en contraste con con invasión de Irak, en 2003.

En 2011 un comando estadounidense mató a Bin Laden, no en Afganistán sino en el vecino Pakistán, pero los talibanes ganan terreno. Las guerra ha dejado más de dos mil muertos estadounidenses —la mayoría durante el mandato de Obama— y decenas de miles de muertos afganos.

La guerra de Afganistán es la más larga de la historia de Estados Unidos, más que la Segunda Guerra Mundial y que Vietnam. Como Irak, es una guerra sin final que la primera potencia mundial se ve incapaz de ganar.

Promesa incumplida: las guerras de Bush continuarán cuando el sucesor del sucesor de Bush jure el cargo.

Más información