Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El balance de muertes del ataque a una boda en Yemen se eleva a 131

La coalición liderada por Riad, a la que se le había atribuido el bombardeo, niega su autoría

Médicos atienden a un rebelde Huthi herido en Taiz el domingo.
Médicos atienden a un rebelde Huthi herido en Taiz el domingo. REUTERS

El bombardeo de este lunes contra una boda en la provincia de Taiz, en el suroeste de Yemen, ha dejado 131 muertos, según han informado este martes fuentes médicas. Medios oficiales de los rebeldes Huthi y fuentes médicas habían atribuido ayer el ataque a la coalición liderada por Arabia Saudí. Se trata de uno de los peores bombardeos contra civiles desde que estalló el actual conflicto en el país.

La coalición liderada por Arabia Saudí ha negado su implicación en el ataque y uno de sus portavoces ha sugerido que las milicias locales podrían haber disparado los proyectiles. Sin embargo, el presidente Abdo Rabu Mansur Hadi —exiliado en Arabia Saudí— ha asumido que fue la coalición y calificó el ataque de error.

Según la cadena de televisión Al Masira, controlada por los rebeldes chiíes Huthi, el ataque tuvo lugar en una zona poco poblada cerca del puerto de Al Maja, en la costa del mar Rojo, a unos 250 kilómetros al suroeste de Saná.

Por otra parte, la agencia oficial de noticias yemení, Saba, que también está controlada por el movimiento de los Huthi, informó de que la coalición árabe efectuó el lunes más de 30 bombardeos contra posiciones de los rebeldes y sus aliados en la provincia petrolera de Mareb, en el norte de Yemen.

Los Huthi y las fuerzas leales al expresidente yemení Alí Abdalá Saleh intentan controlar las provincias de Mareb y Taiz para situarse en una posición más fuerte de cara a unas futuras negociaciones con el Gobierno del actual mandatario, Abdo Rabu Mansur Hadi. El domingo, al menos 28 civiles murieron y otros 17 resultaron heridos en un bombardeo de la coalición árabe sobre una población situada cerca de la frontera yemení con Arabia Saudí, según Saba.

La coalición encabezada por Riad actúa en Yemen en contra de los Huthi desde el pasado marzo, cuando estos consiguieron expulsar a Hadi de la ciudad de Aden, adonde el presidente regresó la semana pasada tras los progresos registrados sobre el terreno por sus tropas, respaldadas por la aviación árabe.

Los bombardeos lanzados por los aliados árabes-suníes han golpeado en muchas ocasiones objetivos civiles y han causado víctimas entre la población en zonas bajo control de los rebeldes, especialmente la capital Saná.