Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Por qué Merkel rectificó su iniciativa de abrir las fronteras alemanas?

La presión de sus socios bávaros revela disensiones ante la política de apertura

Manifestación en Berlín
Manifestación el sábado en Berlín en defensa ed Merkel. AFP

El sueño de verano que vivió Alemania durante nueve días y que permitió creer que el país se había convertido en el líder moral de Europa, gracias a la decisión de Angela Merkel de abrir de par en par las puertas de la primera potencia económica del continente a los refugiados que estaban atrapados en Hungría, sufrió un duro golpe el sábado, cuando la canciller leyó en su teléfono móvil un mensaje urgente de Horst Seehofer, el líder de sus socios de la CSU de Baviera y jefe del Gobierno regional.

A las 13.26 horas de ese día, el celular de Merkel comenzó a sonar, y cuando la canciller y líder de la CDU abrió el SMS firmado por Seehofer se dio cuenta que la situación que ella misma había provocado el 4 de septiembre se estaba convirtiendo en una crisis nacional que podía poner en peligro la estabilidad de su Gobierno de coalición. “Fue una llamada de emergencia”, dijo Seehofer al confirmar la existencia del mensaje de texto.

Merkel se comunicó inmediatamente con el líder bávaro. Seehofer dejó saber que había sido una conversación muy importante y que se había concretado cuatro horas más tarde en el curso de una conferencia telefónica entre Merkel, Signar Gabriel -líder de los socialdemócratas, la otra pata fundamental de la coalición de Gobierno- y el propio Seehofer en la que participaron también los ministros del Interior, Thomas de Maizière y de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier.

“Llegamos muy rápidamente a un acuerdo y no hubo prácticamente discusiones”, confesó Seehofer el domingo, poco después de que el ministro del Interior anunciara que el Gobierno había decidido reintroducir controles en la frontera con Austria para poner freno a la llegada de refugiados. “Fue más bien una confirmación mutua de que había llegado el momento de actuar”, añadió.

Las declaraciones de Horst Seehofer también dejaron al desnudo que la generosa iniciativa de Merkel estaba cosechando críticas en el seno de su propio partido y en todas las capitales de los 16 Estados federados. La peor de todas había sido emitida por el propio líder bávaro desde las páginas de la revista Der Spiegel. “Fue un grave error que nos mantendrá ocupados durante mucho tiempo. No veo ninguna posibilidad de volver a meter al genio en la botella”, dijo al tiempo que anunciaba que había invitado a Múnich a Viktor Orbán, el primer ministro húngaro –muy hostil a la política alemana de puertas abiertas a los refugiados sirios- para “buscar juntos”, una solución, una iniciativa que fue calificada por el semanario como una “verdadera afrenta” contra la canciller.

“La presión sobre Angela Merkel era demasiada fuerte y las criticas llegaron de todas partes”, señaló el periódico Süddeutsche Zeitung, al sugerir que la canciller había capitulado, sobre todo ante la presión ejercida por su aliado bávaro. “En lo que respecta a la llegada de refugiados, ya nadie se atreve a hacer pronósticos, pero muchos se preguntan si la canciller tiene un plan”.

“El sueño de verano de los refugiados fue muy hermoso. Los refugiados fueron recibidos en las estaciones con aplausos y chocolates y la canciller anunció ante la nación: ¡Lo lograremos!”, anotó el portal Spiegel Online. “Pero este hermoso momento se acabó y ahora estamos confrontados a la realidad, que es cruel. El país no estaba preparado para recibir a tanta gente, ni mentalmente, ni tampoco en forma organizada”.

La decisión de Merkel de cerrar las fronteras del país fue recibida con júbilo en Munich, donde Seehofer aseguró que pretende “proteger el interés de la nación y de la población alemana”. Pero el líder bávaro dejó al secretario general de su partido, Andreas Scheuer, el grito de la victoria: “La voz de la razón en la política de refugiados tienen un nombre: la CSU”.

No está claro qué argumentos utilizó Seehofer para convencer a Merkel a dar un giro radical en la política de asilo, pero este lunes el portavoz de la canciller, Steffen Seibert, intentó salvar la imagen de su jefa con una frase que no convenció a nadie. Durante una rueda de prensa en Berlin, el portavoz señaló que Merkel seguía convencida de que el país podía controlar la situación.

“El hecho es: ¡podemos hacerlo!”, dijo Seibert al recordar la frase pronunciada por la propia Merkel. “Pero nadie ha dicho que lo podemos lograr en una noche. Alemania seguirá cumpliendo con sus compromisos humanitarios y legales. La introducción de controles fronterizos no es un cierre, y algunos refugiados seguirán entrando” añadió.

Más información