Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mekahlo Medina, presidente de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos (NAHJ)

“Ramos es un defensor de la verdad”

Los periodistas hispanos han condenado a Trump por echar a Jorge Ramos de una rueda de prensa

Jorge Ramos
Momento en que Jorge Ramos es escoltado fuera de la rueda de prensa REUTERS

Donald Trump justificó este miércoles su decisión de expulsar a Jorge Ramos  de una conferencia de prensa afirmando que el periodista hispano fue “impertinente” e “irrespetuoso” tanto con él como con el resto de los reporteros al no esperar a que le diera el turno para hacer su pregunta. Ramos responde que su trabajo es hacer preguntas y eso es lo que hizo con el candidato republicano. Mekahlo Medina, presidente de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos de Estados Unidos (NAHJ, por sus siglas en inglés), respalda al informador. Y rechaza acusaciones de “activismo” en la prensa hispana contra los candidatos republicanos y sus duras posturas en materia migratoria, afirmando que el trabajo de todo informador es “defender la verdad”.

Pregunta. ¿Se está traspasando una línea entre periodismo y activismo?

Respuesta.  Demasiado a menudo, los temas que afectan a latinos en EE UU son ignorados, minimizados o considerados no importantes. Y eso es frustrante, sobre todo si eres un periodista cuya audiencia es precisamente la latina. Y creo que eso puede ser percibido de forma diferente de lo que es, algunos dicen que es un periodista activista, o un activista-moderador. Pero yo creo que Ramos es un defensor de la verdad, está tratando de encontrar la verdad y es agresivo si hace falta, no permite que políticos u otros den informaciones falsas. Eso no le convierte en menos periodista, al contrario, lo hace mejor periodista.

P. ¿Están siendo los medios hispanos en EE UU menos objetivos con los candidatos los republicanos, especialmente con Trump?

R. Jorge Ramos lleva semanas intentando conseguir una entrevista con Trump, y Trump lo ha evitado. En general, el Partido Republicano ha eludido a Univision, ha sacado prácticamente a los medios hispanos de la conversación de las primarias republicanas. Así que creo que Ramos estaba haciendo el trabajo de un periodista al intentar conseguir respuestas a las preguntas que sus espectadores y seguidores tienen. Y lo hizo de manera más que apropiada, mediante los canales tradicionales de intentar una entrevista. Como periodistas, cuando creemos que alguien tiene que explicar sus posiciones o declaraciones en los medios, somos persistentes. Y no creo que Ramos fuera irrespetuoso. Hizo una pregunta en una conferencia de prensa, que es lo que haces como periodista, Trump lo ignoró y llamó a otro periodista, y Ramos solo fue más persistente. Si hubiera sido otro reportero que no fuera Jorge Ramos, no creo que esto hubiera pasado.

P.  ¿Cuál debe ser el papel de la prensa hispana en una campaña tan agresiva como la republicana en materia de inmigración?

R.  La prensa en general, no solo la hispana sino toda, incluso los medios internacionales, cuando ve este tipo de incidentes donde personas incitan al odio o al miedo, creo que debe alzarse y llamarles la atención, y eso es lo que está pasando. Nadie debería tolerar esto. No creo que se trate de una cuestión de corrección política, de lo que se trata es de asegurarse de que la gente es tratada con dignidad y respeto cuando se habla de ella. La cuestión de niños estadounidenses nacidos de padres indocumentados es una conversación que se debería dar en EE UU, pero de forma respetuosa, como un diálogo productivo y no que induzca a la gente a ser hostil o a despreciar a otros.

Si quieres ser presidente de EE UU, o alguien que quiere liderar este país, deberías sentirte cómodo a la hora de defender tus afirmaciones y acciones. Y el papel de la prensa es importante para que los ciudadanos puedan tomar decisiones mucho más informadas.

P. ¿Qué se puede aprender de este incidente?

R. Creo que es hora de que 54 millones de latinos se aseguren de que sus voces y sus preocupaciones se escuchan. Y tienen que hacerlo de forma potente y obvia. Nuestros asuntos y preocupaciones seguirán siendo secundarios frente a otros y nuestros periodistas serán expulsados de salas de prensa a menos que 54 millones de americanos se levanten y digan: merecemos ser escuchados.

Mayor escrutinio para cargos públicos

Los que ejercen cargos públicos o aspiran a hacerlo tienen que estar dispuestos a soportar un mayor escrutinio y críticas. Eso es algo que nunca se cansa de recordar el relator especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Edison Lanza. Es una máxima que también debería tener muy presente, afirma, Donald Trump, en cuanto aspirante a la presidencia de Estados Unidos.

“Los estándares internacionales de libertad de expresión indican que aquellos candidatos a ejercer cargos públicos tienen que permitir un margen de apertura particularmente reforzado. Aspiran a conducir una sociedad democrática, y por eso tienen un umbral distinto de protección y están expuestos a un mayor grado de escrutinio y a la crítica del público”, subraya.

Trump “no se está postulando para un cargo corporativo sino para uno público, nada menos que para llegar a la presidencia del país”, recuerda Lanza. Y es además un candidato que “pone en tela de juicio incluso cuestiones vinculadas a la dignidad humana y a los derechos de las personas”. Por ello, subraya el relator, “está expuesto a un escrutinio exigente” en el marco del cual “la prensa tiene que tener garantizada la capacidad de controvertir, preguntar e inquirir”.

*Normas sobre la Libertad de Prensa

Más información