China cesa por corrupción a un alto cargo tras las explosiones de Tianjin

Yang Dongliang fue vicealcalde de la ciudad entre 2001 y 2012

El cesado Yang Dongliang el pasado marzo en Pekín
El cesado Yang Dongliang el pasado marzo en Pekín CHINA STRINGER NETWORK (REUTERS)

China anunció este miércoles el cese de Yang Dongliang como responsable de la Oficina de Seguridad Laboral por presunta corrupción, en el marco de la investigación originada por las explosiones en el puerto de Tianjin del pasado día 11, en las que murieron 139 personas.

La Comisión Central de Disciplina e Inspección del Partido Comunista de China, el organismo encargado de luchar contra la corrupción, dijo en un comunicado que Yang es sospechoso de "serias violaciones de disciplina y de la ley", un eufemismo frecuente para referirse a la corrupción. Una vez que los funcionarios chinos quedan bajo la custodia de la Comisión, permanecen en paradero desconocido y aislados de su familia en un procedimiento conocido como shuanggui.

Yang, de 61 años, comenzó a ser investigado seis días después de las explosiones en Tianjin, ciudad de la que fue vicealcalde entre 2001 y 2012, antes de ser nombrado director de la Administración del Estado para la Seguridad Laboral.

Más información
Detenidos 10 directivos de la empresa por la explosión de Tianjin
Tianjin confirma que había 700 toneladas de sustancia tóxica
El cómo y por qué de la explosión en Tianjin es aún una incógnita
El Gobierno chino trata de aplacar las críticas por la opaca gestión de Tianjin
Un vecino de Tianjin: “Hubo una nube, como una bomba atómica”

La investigación fue anunciada casi a la vez que la de varios funcionarios de rango intermedio de Binhai -el distrito portuario de Tianjin donde se encuentra el almacén que explotó- por sospechas de que aceptaron sobornos, y de que se pusiera bajo disposición policial a un grupo de ejecutivos de la empresa propietaria del almacén, Ruihai International Logistics. Más tarde se hicieron públicas pesquisas similares contra un alto cargo del Ministerio de Protección Medioambiental, Xiong Yuehui, que no estaba vinculado directamente a la catástrofe de Tianjin.

El Consejo de Estado (el Ejecutivo chino) se ha comprometido a efectuar una investigación "rigurosa" sobre las causas del incidente, en medio de la indignación sobre la posible complicidad entre las autoridades y la compañía y del miedo de que el agua y el aire de la urbe, en la que viven 15 millones de personas, hayan resultado contaminados.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Además de los 139 muertos, hay 34 desaparecidos y 500 hospitalizados por el estallido, informaron autoridades locales en Sina Weibo, una versión china de Twitter.

Fundada hace cuatro años, Ruihai solo obtuvo la licencia para manejar sustancias peligrosas hace dos meses. Entre octubre de 2014 y junio de 2015, careció de los permisos necesarios, pero manejó productos tóxicos igualmente. El almacén también se encontraba a medio kilómetro de edificios de viviendas, la mitad de la distancia mínima que estipula la ley china.

La agencia oficial de noticias china, Xinhua, publicó la semana pasada que los propietarios de la empresa ocultaron sus acciones en Ruihai a través de testaferros. Uno de los dueños, Dong Shexuan, de 34 años y que posee el 45% de la compañía mediante un antiguo compañero de escuela, es hijo del antiguo jefe de Policía del puerto de Tianjin.

“Tengo contactos en la Policía y el Departamento de Bomberos. Cuando tuvimos que pasar una inspección de incendios, me reuní con funcionarios de la Brigada de Bomberos del puerto. Les di la documentación y al poco ellos me dieron el visto bueno”, reconoció Dong, según cita Xinhua.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS