Nueva victoria judicial de Jean-Marie Le Pen contra su hija

El Tribunal de Apelación confirma que puede continuar como presidente de honor del FN

Jean-Marie Le Pen y su hija Marine en una celebración del Frente Nacional el pasado 1 de mayo.
Jean-Marie Le Pen y su hija Marine en una celebración del Frente Nacional el pasado 1 de mayo.KENZO TRIBOUILLARD / AFP

Tercera victoria judicial de Jean-Marie Le Pen, fundador del partido de extrema derecha Frente Nacional (FN), en su guerra abierta contra su hija y actual presidenta de la formación, Marine Le Pen. El tribunal de apelación de Versalles, en las afueras de París, ha confirmado este martes a mediodía la anulación del congreso por correo organizado por el partido para expulsar definitivamente al veterano de 87 años.

La justicia considera que el método utilizado para anular el puesto de presidente de honor que ocupa actualmente, una asamblea general extraordinaria realizada por correo, no cumple con los estatutos del partido. Dicha votación debe realizarse en un congreso presencial, cuya fecha está por determinar.

El divorcio entre padre e hija se pronunció el pasado 4 de mayo, cuando el comité ejecutivo del partido suspendió de militancia al político. Una entrevista en la que el eurodiputado repitió que las cámaras de gas fueron un “detalle” de la historia fue la ocasión para la líder del FN de cortar definitivamente con su padre y culminar su proceso de lavado de imagen. El mismo día anunció una asamblea general extraordinaria por correo, en la que unos 51.500 militantes debían validar los nuevos estatutos del partido. En estos se anulaba el puesto de presidente de honor, función creada para Jean-Marie Le Pen, que ocupaba desde que pasó las riendas de la formación a su hija en 2011.

La justicia ya había anulado la suspensión de militancia a principios de julio, dado que la dirección no estipulaba la duración de dicha suspensión. En realidad, esta debía ser temporal a la espera de suprimir definitivamente el cargo de presidente de honor. Una semana después, el tribunal de Gran Instancia Nanterre anulaba el congreso extraordinario por correo, al considerar que este debía ser presencial. La dirección del FN recurrió entonces el fallo, que el tribunal de apelación acaba de confirmar “en todas sus disposiciones”.

Jean-Marie Le Pen gana así una nueva batalla judicial en su lucha contra su hija y la nueva dirección del partido, que él mismo fundó en 1972. “El FN debería ahora sacar conclusiones de lo que le está pasando. Tienen que poner fin a esta guerra”, reaccionó el letrado de Jean-Marie Len, Frédéric Joachim, a la agencia France Presse.

Marine Le Pen, que a media tarde no había reaccionado, tendrá ahora que convocar una asamblea general presencial para culminar la expulsión definitiva de su progenitor y poner fin a meses de disputa politico-familiar. Podría aprovechar para hacerlo la universidad de verano de la formación en Marsella, los próximos 5 y 6 de septiembre, y tratar así de evitar que la disputa empañe la campaña electoral para las regionales de diciembre, en las que la líder del FN se presenta en la región de Nord-Pas-de-Calais-Picardie.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50