Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Devolver las tierras a sus dueños, clave para el desarrollo y la paz en Colombia

Una nueva ley ha restituido más de 86 mil hectáreas a sus legítimos propietarios, desplazados, en su mayoría, por el conflicto armado

Agricultor colombiano en el campo.
Agricultor colombiano en el campo. Banco Mundial

En Colombia, más de 6 millones personas han tenido que abandonar sus casas a causa de la violencia o por amenazas. Con la Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras, el país intenta devolver a sus propietarios las tierras de quienes han huido, para que así puedan reconstruir sus vidas. Esta ley beneficia a los colombianos afectados por esta situación entre el 1 de enero de 1991 hasta el 10 de junio 2021.

En este momento la ley está en la fase de la implementación. Hasta el 31 de diciembre de 2014, los jueces de restitución de tierras dictaron 1.922 sentencias, que corresponden a más de 86.000 hectáreas y a 2875 familias, según la unidad de restitución de tierras.

Pero, ¿cómo se restituyen las tierras y cuáles han sido los avances hasta ahora?

Victoria Stanley, experta en desarrollo rural y tierras del Banco Mundial, que ha apoyado el gobierno de Colombia en su análisis de los problemas de las tierras y ha proporcionado apoyo a la unidad de restitución de tierras a través de su Fondo para la Construcción del Estado y de la Paz, nos cuenta cómo se hace y qué se tiene que tomar en cuenta.

P. ¿En qué consiste la restitución de tierras?

R. La restitución de tierras es un proceso con el cual la tierra está restablecida a las personas internamente desplazadas que la abandonaron por un conflicto – por violencia, coerción o la amenaza y el miedo a la violencia. Es importante para Colombia restaurar este bien clave a las personas internamente desplazadas para restablecer sus fuentes de ingresos, su dignidad, sus comunidades y contribuir a la construcción de la paz.

P. ¿Qué se tiene que tomar en cuenta cuando se restituye las tierras?

R. Hay muchos asuntos que considerar. La política de restitución de tierras necesita un objetivo, un proceso de monitoreo y medidas claros para tener éxito; los procesos deben ser justos y transparentes, pero también eficientes. Es también importante que las víctimas o las personas internamente desplazadas se sientan parte del proceso, y que siempre tengan asistencia. Colombia ha hecho todas estas cosas. Igualmente importante es la necesidad de tener medidas complementarias para ayudar a restablecer las fuentes de ingreso y las comunidades.

P. ¿Cuáles son los retos que hay que enfrentar para que una comunidad pueda recuperar sus tierras?

R. Hay muchos retos – el primero es encontrar las personas internamente desplazadas y alentarlas a presentar una demanda. Después es necesario recoger evidencia para dicha demanda. Esto es difícil por las actas catastrales y otra información de propiedad que no están actualizadas, y por la informalidad que existe en las áreas rurales. Después, hay retos para implementar la sentencia (especialmente si la tierra está ocupada) y para apoyar las personas internamente desplazadas a reestablecerse. Esto aplica para el individuo y para el resto de la comunidad.

P. ¿En qué etapa del proceso estamos ahora?

R. Colombia está en la fase de la implementación de su programa de restitución. La unidad de restitución ha aprendido mucho durante los primeros 3 años y podría ser un momento para la evaluación y tomar en consideración qué cambios hacen falta.

P. ¿Cuáles son los pasos próximos que se deben tomar en Colombia en este ámbito?

R. En mi opinión, Colombia necesita actuar sobre la informalidad de la tierra en las áreas rurales en general, no solamente las tierras restituidas. En muchas áreas se restituyen tal vez 3 o 5 parcelas de tierra, pero las parcelas alrededor aún son informales porque los que viven allí no han huido. Estas personas deberían tener sus derechos de tierra formalizados también. Y esto requiere un programa de administración de tierra sistemática con todas las agencias involucradas para que trabajen juntos, actualicen sus registros y formalicen las tierras. Esto apoyaría también los planes generales para el desarrollo rural, lo cual también es importante para la consolidación de la paz y el desarrollo económico del país.

Isabelle Schafer es productora online del Banco Mundial

 

Más información