Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia asesora a Grecia en la elaboración y defensa de su propuesta

El ministro Macron se propuso para ir a Atenas y negociar un acuerdo in extremis días antes del referéndum

El ministro de Economía DE Francia, Emmanuel Macron.
El ministro de Economía DE Francia, Emmanuel Macron. EFE

La estrategia de Francia para que Grecia se aleje del peligro de abandonar la zona euro ha llevado al Gobierno de François Hollande a una implicación sin precedentes. Altos funcionarios y expertos del Ministerio de Finanzas asesoran desde hace varios días al Ejecutivo griego en la elaboración y defensa de la propuesta presentada por Atenas para poner en marcha el tercer plan de rescate, según han confirmado fuentes oficiales de ese departamento. “Lo hacen casi exclusivamente por teléfono. Nuestros expertos se pusieron a disposición de las autoridades griegas”, han añadido.

Ese grupo de expertos, “tres o cuatro”, han estado en contacto con los técnicos griegos que han elaborado la propuesta que este sábado analizará el Eurogrupo y, al día siguiente, los líderes de la Unión Europea. Un portavoz del ministerio que dirige Michel Sapin ha señalado que los funcionarios franceses se limitan “a asesorar” para intentar que la fórmula presentada por Atenas sea “aceptable para todos”.

Ha sido Hollande, el mandatario europeo que durante toda la crisis ha mantenido abiertos los puentes con Atenas, uno de los primeros en señalar públicamente que la fórmula presentada ahora por Atenas es “seria y creíble”. París se esfuerza ahora en convencer a Berlín, reticente ante la propuesta, para que la acepte o exija cambios menores.

París quiere negociar con Berlín nuevas reglas para la zona euro cuando concluya la crisis con Atenas

La elevada implicación de Francia para intentar resolver esta crisis se concretó también la semana pasada, pocos días antes de la celebración del referéndum en Grecia. El ministro de Economía, Emmanuel Macron, se propuso ante Hollande para viajar a Atenas e intentar un acuerdo in extremis, según ha confirmado el propio ministro a reste periódico. Hollande, de hecho, se mostró partidario de seguir negociando con Atenas después de la convocatoria de la consulta, mientras la canciller Angela Merkel afirmó que el diálogo había quedado suspendido hasta después de la consulta.

Hollande, Macron, Sapin y el primer ministro, Manuel Valls, han reiterado estos días la misma frase: “Francia hará todo lo posible para que Grecia permanezca en la zona euro”. Ahora, cuando avanza la posibilidad de un acuerdo, la posición de París va ya más lejos, bajo el convencimiento de que es urgente dotar a la eurozona de unas nuevas reglas para evitar crisis tan graves como la actual que ponen en riesgo todo el proyecto de construcción europea.

“Corresponde a Francia, al dúo franco-alemán, utilizar esta crisis para convertirla en una oportunidad”, dijo el jueves Valls en la Asamblea Nacional. Macron ha declarado en una entrevista a EL PAÍS: “No moverse es aceptar que la zona euro deje de existir en diez años. Si no actuamos rápido, la zona euro se disolverá. O vamos más lejos o todo se va a desmontar. El statu quo y la ambigüedad nos conducen a la demolición de la zona euro”.

Más información