Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Putin presume de haber evitado “una profunda crisis” a la economía

El presidente de Rusia dice que Occidente repite en Ucrania los errores de Irak y Libia

El presidente ruso, Vladímir Putin, este viernes en San Petersburgo.
El presidente ruso, Vladímir Putin, este viernes en San Petersburgo. Getty

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, presumió de que la “profunda crisis” que le pronosticaban a su país “no ha sucedido”. Tras estabilizar la situación, Rusia atraviesa un periodo de dificultades económicas que va sorteando con “seguridad”, manifestó en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo.

El optimismo sobre la economía centró la intervención de Putin, en contraste con las previsiones de otros expertos, incluidos ministros de sus primeros gabinetes en la pasada década. Interpelado sobre la situación internacional, Putin dijo que el origen del conflicto bélico en el este de Ucrania está en las actitudes de Washington y sus aliados. Según Putin, EE UU y Occidente quisieron “llenar rápidamente el vacío que había surgido” tras el fin del sistema bipolar y “la desaparición de la URSS del mapa”. “En lugar de construir relaciones de buena vecindad en la nueva situación”, afirmó, “comenzaron a conquistar los nuevos espacios geopolíticos”.

La omisión de Crimea

Según el líder ruso, Washington y sus aliados se equivocaron al intervenir en Irak y repitieron el error en Libia y, de este modo, “llegaron a Ucrania”. “Nosotros no somos la causa original de las manifestaciones de crisis que suceden en Ucrania”, dijo, y añadió que “no había que haber apoyado el golpe de Estado” y la “toma armada del poder” que llevó a una “guerra civil”. Ni Putin ni ninguno de los participantes en el debate con el presidente mencionaron la anexión de la península ucrania de Crimea, la razón por la que EE UU y Occidente impusieron las primeras sanciones a Rusia. Para acabar con la guerra en Ucrania, Putin insistió en que es necesario cumplir los acuerdos de Minsk y pidió a los países occidentales que influyan en Kiev para propiciar el diálogo con los representantes de las autodenominadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk.

En las relaciones con EE UU, Putin valoró de forma negativa los “intentos de imponernos sus baremos y sus decisiones”, la injerencia en “nuestros procesos políticos internos mediante la financiación del sector no gubernamental” y la imposición de decisiones en el campo de la seguridad internacional. EE UU actúa asumiendo que sus posiciones son “mejores” y sin “tener en cuenta nuestras ideas e intereses”, afirmó. Las relaciones con Washington se “enfriaron” cuando EE UU planteó el dilema de apoyarle o estar en contra suya en Irak. “Con nosotros no hay que hablar con lenguaje de ultimátum”, dijo el presidente, cuyas palabras fueron acogidas con aplausos por la sala.

Aun así, Putin intentó rebajar el tono de confrontación que en los últimos tiempos han tomado las relaciones entre Moscú y Washington. El presidente ruso aseguró que las fricciones actuales en ningún caso son los prolegómenos de un regreso a las posturas enconadas del pasado. Para Putin, esta escalada puede frenarse con una política que no entre en dinámicas provocadoras. “A la Guerra Fría no llevan los conflictos locales, sino las decisiones globales como el abandono unilateral del tratado de defensa antimisiles por parte de EE UU”, respondió Putin a una pregunta sobre si el conflicto en el este de Ucrania podría producir tal eventualidad. “Esto sí es un paso que de verdad nos lleva a una nueva carrera de armamentos, porque cambia el sistema de seguridad global”, afirmó el líder.