Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de unidad palestino dimite por las disputas sobre Gaza

Abbas ha encargado ya al primer ministro la formación de un nuevo Ejecutivo de consenso

Gobierno de Unidad Palestino dimite
Abbas, reunido ayer con el Consejo Revolucionario en Ramala.

El rechazo de Hamás a compartir el poder en Gaza ha llevado al primer ministro palestino, el tecnócrata Rami Hamdala, a presentar la dimisión en bloque del Gobierno palestino de unidad formado en junio del año pasado por las principales facciones palestinas. Este Gabinete de consenso suponía el primer esfuerzo de reconciliación entre el movimiento de resistencia islámica, que controla la Franja, y Fatah, el partido hegemónico en Cisjordania que encabeza el presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abbas, desde 2007, cuando el enfrentamiento armado entre ambos grupos estuvo a punto de desembocar en una guerra civil.

Hamdala recibió este miércoles, poco después de formalizar su renuncia, el encargo de Abbas de mantener el Gobierno en funciones antes de formar un nuevo Gabinete de unidad con todas las fuerzas políticas palestino, según confirmó Nimer Hamad, consejero político de la AP. El periodo de consultas se extenderá previsiblemente más de un mes, ya que este jueves comienza el mes sagrado musulmán del Ramadán, durante el cual la vida oficial queda prácticamente paralizada.

Hamás, por su parte, advirtió que se oponía a “cualquier cambio unilateral del Gobierno sin contar con el consentimiento de las partes”, según dijo un portavoz del movimiento islamista. El dirigente de Hamás Ziaz al Zaza ha reclamado al presidente palestino, según France Presse, la sustitución del actual Gabinete de tecnócratas y funcionarios por un Ejecutivo con representantes políticos de las distintas facciones palestinas “para hacer frente a la ocupación israelí”. El anterior acuerdo de Gobierno de unidad establecía la formación de un gobierno interino y la celebración de elecciones generales en los territorios palestinos para poner fin a la división política y administrativa de más de siete años entre Cisjordania y Gaza.

Tras vencer en las elecciones legislativas de 2006 en la Franja y ocupar por la fuerza un año después las instituciones, Hamás ha acaparado el poder en Gaza, donde ha montado con sus propios funcionarios una Administración paralela a la de la Autoridad Palestina. “En Gaza cobran su sueldo [con fondos procedentes de Ramala] los funcionarios que no trabajaban, y los que trabajamos no recibimos nuestro salario”, se quejaba este martes en su despacho de Gaza el viceministro de Economía, Naji Yusuf Sarhan, responsable del programa de la reconstrucción de viviendas en la Franja tras la destrucción causada por la guerra del verano pasado.

La dimisión en bloque del Gobierno de unidad palestino se ha producido poco después de que la prensa israelí se hiciera eco de unos supuestos contactos indirectos en Qatar, con mediación europea, entre Israel y Hamás para pactar en las próximas fechas un alto el fuego de al menos cinco años de duración, tras la tregua provisional vigente desde el pasado agosto. El diputado palestino y portavoz de Hamás Salah Bardauil ha negado en Gaza que esté próximo a alcanzarse ese tipo de acuerdo, y que la negociación con Israel sobre las modalidades del actual alto el fuego se está intentando llevar de nuevo a través de la mediación de los servicios de inteligencia del Egipto.

Mahmud Abbas, por su parte, ha preferido correr el riesgo de una remodelación del Gabinete, antes de permitir que su principal socio en el Gobierno de unidad se permita supuestamente negociar por separado con Israel, antes incluso de que se reconozca la existencia de un Estado palestino.

Más información