Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueve trabajadores de una ONG mueren en un ataque en Afganistán

Un grupo armado asaltó las instalaciones de la organización en el norte del país

Varias personas pasan junto a un edificio de la policía en Jalalabad dañado por un tiroteo.
Varias personas pasan junto a un edificio de la policía en Jalalabad dañado por un tiroteo. EFE

La organización no gubernamental checa People In Need (PIN) ha informado este martes de la muerte de nueve de sus empleados en un ataque perpetrado por hombres armados contra su oficina en Zare, en la provincia de Balj, en el norte de Afganistán.

"Con una profunda tristeza, informamos de que la oficina de PIN en Zare, en el norte de Afganistán, ha sido atacada en la noche del 1 al 2 de junio. Nueve de nuestros colegas nacionales han muerto", ha asegurado la organización checa en un comunicado publicado en su página web oficial.

"Siete trabajadores humanitarios -seis hombres y una mujer- están entre los asesinados, al igual que dos guardias de seguridad", ha explicado a France Presse Abdul Razaq Qaderi, adjunto al jefe de la policía de Balj, quien ha señalado a rebeldes talibanes como supuestos autores del ataque al complejo de la ONG, situado en una de las provincias hasta ahora más tranquilas del país. Según las autoridades locales, las víctimas son de nacionalidad afgana y la organización checa trabajaba con agricultores locales y les facilitaba semillas para sus cultivos.

El portavoz del gobernador de la provincia de Balj, Monir Farhad, ha confirmado que cerca de la medianoche pasada, "hombres armados han atacado la residencia" de la ONG en   le porte-parole du gouverneur de la province. 'Vers minuit, des hommes armés ont attaqué la résidence dans le district de Zari à Balkh', a-t-il dit à l'AFP.

La ONG afirma que hay una investigación "en curso" para esclarecer lo sucedido y que la identidad de los atacantes "se desconoce". "De acuerdo con la información disponible, no son originarios de esta zona, en la que PIN ha estado trabajando desde 2002", ha explicado sobre los agresores.

La ONG ha manifestado sus "más profundas condolencias" a las familias de los fallecidos, su "respeto" al trabajo que realizaban y su "condena" de un ataque "sin precedentes en su brutalidad". Como consecuencia de este ataque, PIN ha decidido suspender "inmediatamente" todo el trabajo en Afganistán y "adoptar medidas para reforzar la seguridad de sus empleados en el país".

Por el momento, no ha habido detenciones y ningún grupo ha reivindicado la autoría del ataque. PIN lleva trabajando en Afganistán desde 2001, centrando su trabajo en encontrar soluciones a largo plazo para los problemas más graves que sufren los afganos en sectores como la educación, el desarrollo rural y la subsistencia. Afganistán es la mayor misión de PIN en el exterior, con varias oficinas en diferentes provincias del país centroasiático.