Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Putin decreta que las bajas rusas en tiempo de paz son secreto de Estado

Nemtsov trabajó en un informe según el cual centenares de soldados murieron en Ucrania

El presidente ruso, Vladímir Putin, este jueves en Moscú.
El presidente ruso, Vladímir Putin, este jueves en Moscú. AFP

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha firmado este jueves un decreto por el que las muertes ocurridas en operaciones especiales realizadas por el Ministerio de Defensa en tiempos de paz son declaradas secreto de Estado. El número de bajas en tiempos de guerra ya constituía un dato confidencial. El añadido de las ocurridas en tiempo de paz es una de las más de 20 modificaciones introducidas en el decreto que regula la lista de lo que se considera secreto de Estado en Rusia, y cuya violación puede acarrear hasta siete años de prisión. Los expertos relacionan la inclusión de las operaciones en tiempos de paz con el conflicto en el este de Ucrania.

El Kremlin siempre ha negado que soldados rusos estén combatiendo en Donetsk y Lugansk, las regiones separatistas del vecino país, pero Kiev y algunos países occidentales han acusado repetidamente a Moscú de enviar tropas al Donbás. En la propia Rusia, organizaciones de derechos humanos han denunciado la muerte de soldados rusos en Ucrania, entre ellos, algunos de la 76 División de Paracaidistas de Pskov. La oposición al Kremlin afirma en un informe en el que participó el líder opositor asesinado en febrero Borís Nemtsov que al menos 220 uniformados rusos han perecido en Ucrania.

Recientemente, dos activistas afirmaron haber descubierto tres tumbas de soldados que habrían perecido en Ucrania. Según dijeron al canal televisivo Dozhd, los soldados, que habrían servido en la división de inteligencia militar, habrían muerto el 5 de mayo. Aunque Ruslán Levíyev y Vadim Korovin se cuidaron de no revelar el lugar exacto de la muerte de los militares ni la ciudad donde fueron sepultados, sí publicaron fotos, en una de las cuales se puede ver una tumba cubierta de flores con un paño negro en el que se lee: “Al defensor de la Patria, de parte del Ministerio de Defensa de la Federación Rusa”.

Actualmente hay dos soldados rusos detenidos en Ucrania, que fueron capturados cuando supuestamente “intentaban tomar un puente estratégico” y que, según Kiev, no serían combatientes de Lugansk, como afirmó el líder de los rebeldes de esa región, ni exmilitares, como decían en Moscú, sino soldados en activo de la inteligencia militar rusa, algo que los imputados reconocieron durante los interrogatorios a que fueron sometidos.

Los datos sobre las bajas militares rusas ya eran en la práctica confidenciales —como lo son también en otros países— y los organismos correspondientes no informaban sobre ellas. Con el nuevo decreto, la diferencia estriba en que revelarlos constituye un delito que conlleva una pena de cuatro meses a siete años de prisión.

No está claro cómo se aplicará la ley en el caso de informaciones como la que dieron Levíyev y Korovin, pero expertos y activistas coinciden en que la nueva redacción del decreto está dirigida a poner coto a las discusiones sobre las presuntas bajas rusas en Ucrania. Sin embargo, lo que no podrá detener la nueva norma es el debate sobre la participación de Rusia en el conflicto ucranio.

Entre las otras modificaciones que introduce Putin cabe destacar la que califica como secreto de Estado “los datos sobre personas estudiadas con el objetivo de utilizarlas como colaboradores confidenciales” de los órganos de espionaje rusos.