Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuba y Noruega, preocupados por la escalada del conflicto en Colombia

Los mediadores en el proceso de paz instan al Gobierno y a las FARC a avanzar en un acuerdo para el cese definitivo y bilateral

Representantes de los países garantes del proceso de paz colombiano
Representantes de los países garantes del proceso de paz colombiano EFE

Cuba y Noruega, países que ofician como garantes del proceso de paz entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC, pocas veces toman los micrófonos. Hasta ahora lo han hecho para anunciar los principales acuerdos a los que han llegado las dos partes o para interceder en alguna crisis, como la que hoy atraviesan los diálogos. Por eso, en un corto comunicado leído en La Habana, manifestaron este miércoles su preocupación por el recrudecimiento del conflicto armado en Colombia que en una semana ha dejado más de 40 guerrilleros muertos en medio de bombardeos y combates. “Lamentamos las pérdidas humanas que se han producido”, dice la nota.

Cubanos y noruegos han insistido en que el recrudecimiento de la violencia “pone en riesgo” medidas que ya se venían adelantando, precisamente para bajarle la intensidad al conflicto, como un plan piloto para limpiar de minas antipersona las zonas más afectadas por estos explosivos. También, en que hay que “preservar”, los acuerdos que ya se han alcanzado en casi tres años de conversaciones, como es el tema de desarrollo agrario, la participación política y el narcotráfico. “Nunca antes desde el inicio del conflicto armado los colombianos habían estado tan cerca de lograr la paz”, dicen los garantes.

El detonante del aumento de la confrontación fue un ataque de las FARC en el que mataron a 10 soldados el 15 de abril, violando la tregua que habían declarado desde diciembre. Este hecho provocó que el presidente Juan Manuel Santos ordenara reactivar los bombardeos que llevaban suspendidos un mes y que el jueves pasado provocaron la muerte de 27 guerrilleros. La respuesta de la guerrilla ha sido suspender la tregua, lo que supone un paso atrás en la negociaciones, aunque una de las reglas que rige a este proceso sea negociar en medio del conflicto.

Los mediadores resaltan que hay que “preservar” los acuerdos que ya se han alcanzado en casi tres años de conversaciones

Las alarmas están encendidas en todo el país. La orden de Santos a los militares ha sido “no bajar la guardia”, aunque hoy manifestó que espera que la ruptura de la tregua de las FARC sea un asunto “pasajero”, ya que su Gobierno va a "perseverar" en conseguir un acuerdo de paz. Así mismo reconoció que golpes como en el que murieron los 10 soldados han sido también producto de errores militares.

Las FARC, por su parte, a pesar de la pérdida de sus hombres, reiteraron la disponibilidad de seguir adelante con las negociaciones y "restablecer la confianza". También insisten en que es urgente un cese bilateral al fuego.

Este punto también lo tocaron Cuba y Noruega, quienes exhortaron al Gobierno y a las FARC a “continuar sus esfuerzos” para seguir avanzando en la negociaciones, “incluyendo la adopción de un acuerdo para el cese bilateral definitivo del fuego y las hostilidades”.

El comunicado de los países garantes se conoce cuando en Colombia se empiezan a revelar las identidades de los guerrilleros que han muerto en los bombardeos y combates de los últimos días. Entre ellos hay tres jefes, dos de ellos, Pedro Nel Daza, conocido como Jairo Martínez y, Adán de Jesús Jiménez, alias ‘Chaqueto’, habían sido miembros de la delegación de paz de esa guerrilla que está en La Habana.

Más información