Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

145 días en la cárcel por unas nueces de macadamia

La exvicepresidenta de Korean Air sale de prisión tras ser revisada y suspendida su condena

La exvicepresidenta de Korean Air, Cho Hyun-ah, se cubre el rostro al abandonar la Corte de Apelaciones del Tribunal Superior de Seúl. Ampliar foto
La exvicepresidenta de Korean Air, Cho Hyun-ah, se cubre el rostro al abandonar la Corte de Apelaciones del Tribunal Superior de Seúl.

La exvicepresidenta de Korean Air Cho Hyun-ah ha quedado este viernes en libertad tras 145 días en prisión después de que un tribunal revisara su condena de un año de cárcel por el conocido como caso de las nueces. La Corte de Apelaciones del Tribunal Superior de Seúl le ha impuesto 10 meses de cárcel por retrasar un despegue a causa de unas nueces, si bien ha suspendido la pena durante dos años, informa la agencia surcoreana de noticias Yonhap. Cho, qque dimitió cuando se hizo público el escándalo, ha quedado así libre de prisión indefinidamente a menos que cometa un nuevo delito en estos dos años, según las leyes surcoreanas.

El nuevo fallo, que afirma que Cho no modificó el itinerario del avión en el que tuvieron lugar los hechos, supone una revisión de la pena de un año de prisión a la que fue condenada en la primera sentencia del tribunal en febrero por violar las normas de seguridad de la aviación. Sus abogados apelaron la sentencia.

El tribunal consideró probado que Cho, de 40 años e hija del presidente de la aerolínea Cho Yang-ho, incumplió las leyes de navegación aérea al ordenar el 5 de diciembre de 2014 el regreso a la puerta de embarque del avión en el que viajaba. El aparato, con 250 pasajeros a bordo, ya estaba en la cola para entrar en la pista de despegue del aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York. La causa: que un auxiliar de vuelo le sirvió las nueces de macadamia que había pedido en una bolsa y no en un plato.

El cabreo de Cho Hyun-ah, también conocida por su nombre anglosajón Heather, fue monumental: insultó al sobrecargo, lo zarandeó y acto seguido ordenó al piloto suspender el despegue para echar del aparato al jefe de tripulación, que no supo a su juicio dar una explicación adecuada al error en el servicio. A causa de este incidente el vuelo se retrasó 11 minutos.

El jefe de tripulación que fue expulsado por Cho relató en el juicio que ella se comportó "como una bestia" y que trataba a la tripulación "como esclavos feudales" y se mostró agresiva con él por el incidente de las nueces.

En la última sesión de apelaciones del 21 de abril, la exdirectiva, que compareció en traje de presidiaria y más delgada, pidió clemencia, expresó remordimientos y prometió "pagar por los errores" cometidos, además de recordar que es madre de gemelos de dos años. Por su parte, los fiscales habían solicitado la ampliación de la condena de uno a tres años en la audiencia de apelación.

El caso de las nueces causó un gran revuelo en Corea del Sur, donde existe una fuerte controversia sobre el poder de las familias propietarias de los chaebol (grandes conglomerados empresariales como Korean Air, Samsung o Hyundai) que ostentan una gran influencia política y económica en el país.