Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Bienvenidos a la Casa Blanca”

Periodistas de la prensa oficial cubana participan por primera vez en décadas en una rueda de prensa de la Casa Blanca

Periodistas cubanos posan ante el atril de prensa de la Casa Blanca
Periodistas cubanos posan ante el atril de prensa de la Casa Blanca

Al presidente Barack Obama le “entusiasmaría” poder visitar Cuba en el futuro próximo. La respuesta del portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, no sonó este jueves demasiado nueva. Lo que sí fue novedoso fue la persona que le lanzó la pregunta: una reportera de la Televisión Cubana.

“Por primera vez después de más de medio siglo, un grupo de periodistas de medios públicos cubanos asisten a un encuentro con la prensa en la Casa Blanca”, reseñaba rápidamente el portal cubano Cubadebate. La presencia de periodistas de la prensa oficial cubana en la rueda de prensa diaria de la Casa Blanca no va a cambiar el rumbo de la historia. Pero sí es una señal más de los cambios, más o menos sutiles, que no han parado de producirse desde que el 17 de diciembre Obama y Raúl Castro anunciaran el inicio de la normalización de relaciones.

Para que estas sean totalmente normales falta mucho aún. En la cuarta ronda de negociaciones que se celebraba este jueves en el Departamento de Estado norteamericano apenas se trataba de cerrar el primero de los pasos clave, la reapertura de embajadas. Y ni siquiera había garantías de que la nueva ronda -motivo de la masiva presencia de prensa oficial cubana en Washington- lleve a un resultado concreto.

Con todo, los gestos importan. Entre los periodistas que cubren la Casa Blanca rige un estricto protocolo no escrito. Solo unos pocos pueden sentarse en las primeras filas de la sala. Y son menos aún los que suelen ser elegidos para hacer preguntas. El jueves, la prensa cubana no solo pudo sentarse en los míticos asientos de la pequeña sala de prensa del centro del poder estadounidense. También hizo la última pregunta. Y recibió la bienvenida oficial del portavoz Earnest: “Bienvenidos a Estados Unidos y a la Casa Blanca”.