Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El secretario general de la OTAN exige a Rusia que se retire de Ucrania

Stoltenberg y Lavrov se reúnen en el marco del Consejo de Europa en Bruselas

Reunión de ministros de Exteriores europeos del Consejo de Europa. Ampliar foto
Reunión de ministros de Exteriores europeos del Consejo de Europa. AFP

Tan solo han pasado tres meses de tregua oficial y el conflicto en el este de Ucrania vuelve a asomar en la agenda internacional. El secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, ha aprovechado la reunión anual del Consejo de Europa de este martes para insistir al ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, en la retirada de sus tropas y de todo el armamento pesado del este de Ucrania. "Hemos debatido sobre la necesidad de transparencia, especialmente cuando la presencia militar en las fronteras está aumentando", declaró el líder de la Alianza Atlántica. "Es importante hacer lo que sea para que los incidentes no se salgan de control", subrayó tras su participación en la cumbre del Consejo de Europa —a la que asistieron unos 40 ministros de todo el continente— en Bruselas.

La reunión del Consejo tenía como principal tema en la agenda la redacción y firma de una declaración vinculante para combatir el terrorismo y la radicalización. Pero las advertencias del máximo dirigente de la Alianza han relucido más que el empeño principal: la lucha contra el terrorismo.

A pesar de este cruce de palabras, los ministros de Exteriores de toda Europa —desde Portugal hasta Rusia y desde Noruega hasta Malta— han sacado adelante el proyecto "en respeto de los Derechos Humanos" y han firmado el primer protocolo legal para ayudar a neutralizar lo que se conoce como "combatientes extranjeros" en conflictos armados, algo que preocupa especialmente en el caso de Irak y Siria. El documento, ratificado en Bruselas, se incorpora de esta forma a la convención para la prevención del terrorismo del Consejo de Europa, firmada en Varsovia (Polonia) en 2005. "Se trata de una base común a los Estados" para facilitar el trabajo legislativo en contra del terrorismo, declaró Didier Reynders, titular de Exteriores de Bélgica y actual presidente de turno de este Consejo.

El Consejo de Europa aprueba un protocolo para frenar el terrorismo y propone centrarse en escuelas, prisiones e Internet

Los participantes en la reunión de este martes en Bruselas —por la parte de España acudió el secretario de Estado de Exteriores, Ignacio Ybáñez Rubio— han elaborado también un plan de tres años para acabar con la "violencia y la radicalización" que pueden terminar en terrorismo, según un comunicado del Consejo de Europa. La lupa, en este punto, estará en las escuelas, las prisiones e Internet, lugares "clave" para la radicalización de jóvenes.

Este protocolo obliga a los Estados signatarios a prohibir —y por tanto condenar— varios comportamientos como la participación intencionada en grupos terroristas, la instrucción en materia de terrorismo y viajar al extranjero con fines terroristas. Actualmente, unos 25.000 combatientes extranjeros se encuentran entre las filas del Estado Islámico, según datos de la ONU. El protocolo, según un borrador, también prevé puntos "permanentes" de contactos nacionales para agilizar el intercambio de información sobre sospechosos.

A partir de este martes se abre un plazo no determinado para que los 47 Estados que conforman el Consejo de Europa lo ratifiquen. Fuentes del organismo aseguran que "no será difícil" pues se trata de una "base común" sobre la que tomar medidas. Reynders enfatizó varias veces en la necesidad de intercambiar información. "Los terroristas no regresan desde Siria al mismo país del que salieron", declaró.

La de este martes ha sido la reunión número 125 del Consejo de Europa en la que Bélgica, que tenía la presidencia rotatoria de la organización, ha delegado en Bosnia-Herzegovina, quien asumirá el liderazgo hasta finales de 2015.