Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Netanyahu logra la investidura de su nuevo Gobierno por un solo voto

El primer ministro se reserva la cartera de Exteriores para abrir la puerta a un nuevo socio

Benjamín Netanyahu presenta su Gobierno al Parlamento.
Benjamín Netanyahu presenta su Gobierno al Parlamento. AFP

Después de haber dado la vuelta a los sondeos el 17 de marzo, el primer ministro Benjamín Netanyahu se disponía a iniciarse cuarto mandato de forma apacible, con el apoyo de 67 escaños en una Cámara de 120. El nacimiento del nuevo Gabinete se ha producido, sin embargo, tras un prolongado y accidentado parto en el que tuvo que esforzarse hasta cerca de la medianoche del jueves para sumar una mayoría de uno sólo voto, en medio de las acusaciones de la oposición, que calificaron de “circo político” la subasta de carteras ministeriales hasta última hora.

Composición del Gabinete

- Primer ministro: Benjamín Netanyahu (Likud)

(también a cargo de Exteriores y Comunicaciones)

- Defensa: Moshe Yaalon (L)

- Finanzas: Moshe Kahlon (Kulanu)

- Interior: Sylvan Shalom (L)

- Educación: Neftalí Bennett (Hogar Judío)

- Justicia: Ayelet Shaked (HJ)

- Agricultura: Uri Ariel (HJ)

- Turismo: Yariv Levin (L)

- Comercio: Arye Deri (Shas)

- Construcción: Yoav Galant (K)

- Transports: Israel Katz (L)

- Energía: Yuval Steinitz (L)

- Medio Ambiente: Avi Gabai (K)

- Ciencia: Danny Danon (L)

- Inmigración: Zeev Elkin (L)

- Cultura: Miri Regev (L)

- Asuntos Sociales: Haim Katz (L)

- Clases Pasivas: Gila Gamliel (L)

- Asuntos religiosos: David Azulay (S)

- Ministros sin cartera: Ofir Akunis (L), Benny Begin (L)

Los tecnócratas de Kulanu (10 escaños) se apresuraron a controlar casi toda el área económica del Ejecutivo, con su líder Moshe Kahlon al frente de Finanzas. Los ultraortodoxos judíos se apropiaron después de las áreas sociales y de sanidad, con el líder del Shas (siete diputados), Arye Deri, como titular de Economía, a pesar de haber cumplido dos años de cárcel en 2000, a causa de una condena por corrupción en su etapa de ministro de Interior.

La espantada del ultraderechista Avigdor Lieberman dejó finalmente sin ministro de Exteriores al Gabinete, y con una mayoría raspada en la Knesset a Netanyahu, que asumirá personalmente por ahora la dirección de la política exterior israelí con dos prioridades, por este orden: “Preservar la seguridad y trabajar en favor de la paz”. Además de perder el voto de los seis diputados de Lieberman, el líder del Likud quedó a merced del apoyo de su antiguo aliado Neftalí Bennett, que sacó ventaja de su posición privilegiada al obtener para Hogar Judío (ocho escaños) tres carteras de peso: Educación, Justicia y Agricultura.

El líder del Likud ha tenido que reformar a toda prisa la legislación sobre el Gabinete para aumentar el número de ministerios y poder contentar a los pesos pesados del Likud (30 escaños). El halcón Moshe Yaalon seguirá al frente de Defensa.

Netanyahu dejó la puerta abierta para incorporarse al Gabinete al laborista Isaac Herzog, a quien podría ofrecerle un Departamento de Exteriores que sigue vacante. Pero el líder del centroizquierda parece partidario de aguardar a la caída de un Gobierno frágil en una coalición en la que los diputados del Likud protagonizaron bochornosas escenas de disputas por parcelas de poder que obligaron a retrasar las votaciones.