Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ejecutiva y un médico negro se unen a la pugna por la Casa Blanca

La ejecutiva Carly Fiorina y el neurocirujano retirado Ben Carson anuncian que lucharán por la candidatura republicana a la Casa Blanca

Carly Fiorina y Ben Carson
La nueva candidata republicana Carly Fiorina AP

Los norteamericanos van a ver por primera vez en la próxima campaña electoral mujeres en los dos partidos. Carly Fiorina, de 60 años, anunció este lunes su candidatura a la presidencia de EE UU en 2016 con un ataque a Hillary Clinton, la favorita demócrata. El toque de diversidad en el cada vez más amplio campo de candidatos republicanos, que incluyen a un hijo de inmigrantes cubanos como Marco Rubio, se completa con Ben Carson, un neurocirujano retirado negro de 63 años profundamente conservador que también formalizó este lunes sus aspiraciones a la Casa Blanca.

Fiorina es conocida en EE UU por haber sido CEO de Hewlett-Packard. Es el rostro de la mujer que triunfa en el mundo corporativo, pero aún no tiene experiencia política. En 2010, no consiguió ganar el escaño de Barbara Boxer en el Senado. Ahora se presenta como la alternativa fresca a una candidata, Clinton, que representa el elitismo en la política. “(Clinton) recuerda a la gente la enorme desconexión entre la clase política y las aspiraciones y preocupaciones de los trabajadores americanos”, afirmó. Fiorina, por su parte, encarna la ejecutiva sin escrúpulos que despidió a decenas de miles de empleados. Su paso por HP, si bien un símbolo del triunfo de las mujeres en la alta dirección, acabó en 2005 cuando fue obligada a dimitir por el Consejo. En las encuestas, Fiorina figura entre las últimas preferencias de los republicanos, que ya tienen tres candidatos muy conocidos (Rand Paul, Ted Cruz y Rubio) y esperan a Jeb Bush.

Al igual que Fiorina, Carson nunca ha ocupado un puesto político electo. El exjefe del servicio de neurocirugía pediátrica del renombrado hospital John Hopkins de Baltimore -fue el primer hombre negro, y el más joven, en ocupar ese cargo- saltó a la escena política en 2013. En el tradicional Desayuno de la Oración, Carson criticó la reforma sanitaria de Obama -“lo peor que le ha pasado a este país desde la esclavitud”- y denunció la “decadencia moral” del país.

No son solo sus dardos contra Obama los que lo distancian del primer presidente negro y de la base afroamericana que lo consideraba un héroe por sus logros personales. Este hijo de una limpiadora casi iletrada de Detroit que llegó a la prestigiosa universidad de Yale, ha puesto su propia vida como ejemplo de que es posible cumplir el “sueño americano” sin hacer uso de las prestaciones sociales que defienden los demócratas, pero que él considera una trampa que dificultan salir del círculo vicioso de la pobreza. También en cuestiones como el matrimonio igualitario, inmigración o cambio climático, además de la economía, defiende posturas tan conservadoras que la revista GQ lo ha definido como “la gran esperanza del Tea Party y la peor pesadilla del Partido Republicano”.

Más información