Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marcelo Ebrard recurrirá al Supremo mexicano para salvar su carrera

El exalcalde del Distrito Federal, de izquierda, busca revertir un fallo que anuló su candidatura al Congreso

Marcelo Ebrard, en las oficinas de EL PAÍS. Ampliar foto
Marcelo Ebrard, en las oficinas de EL PAÍS.

Marcelo Ebrard recurrirá a la Suprema Corte de Justicia de México para revertir un fallo del Tribunal Electoral que anuló su candidatura a la Cámara de Diputados la tarde del miércoles. Los magistrados consideraron que el exalcalde de la Ciudad de México violó la ley electoral al participar en el proceso de selección de candidatos de dos partidos de la izquierda, el PRD y Movimiento Ciudadano.

Ebrard, un popular gobernante del Distrito Federal de 2006 a 2012 y una de las voces más importantes de la izquierda, consideró que la decisión de cuatro de los cinco magistrados del Tribunal Electoral viola las garantías individuales. “Están violando un derecho fundamental a votar y ser votado”, explicó el excandidato en una entrevista.

Marcelo Ebrard buscó ser diputado en el PRD y afianzar una corriente progresista. Las críticas que hizo a la cúpula del partido por haberse sumado al Pacto por México lo distanciaron de la organización, que le negó la oportunidad de volver al Congreso. Después de eso, a finales del mes de febrero, Ebrard renunció al PRD.

La ley electoral mexicana prohibe a un candidato participar de forma simultánea en dos procesos de selección de candidatos. Constancio Carrasco, el magistrado presidente del tribunal electoral, señaló que no observa “simultaneidad de participación política” en el caso de Ebrard. “A partir de la renuncia al PRD es inscrito en las listas de Movimiento Ciudadano”, expuso. Sin embargo, su visión no fue compartida por sus compañeros. Su llegada a la Cámara de Diputados era casi un hecho, encabezaba la lista del pequeño partido de izquierda.

"Lo que hizo Ebrard lo han hecho todos. Intentan en un partido, y si no lo consiguen, buscan en otro", señala Javier Aparicio, catedrático del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE). El académico percibe un fallo a modo. “Me parece extraño que la sala aplique criterios diferentes para casos similares”, afirma. Hace diez días el mismo tribunal permitió a otra candidata, Xóchitl Gálvez, del PAN, seguir en la contienda electoral a pesar de no cumplir con todos los requisitos que le exigía la ley del Distrito Federal. “En ese entonces el Tribunal tuvo un criterio para proteger el derecho de un ciudadano a ser votado. A Marcelo no se le protegió”, agrega Aparicio.

La queja fue llevada al tribunal a petición del Partido Verde, un partido satélite del PRI. Ebrard considera que detrás de la maniobra legal para descarrilar su candidatura se encuentra el partido en el Gobierno. “Algo estamos haciendo bien porque el presidente Enrique Peña Nieto, el secretario de Gobernación [Miguel Ángel Osorio] y Luis Videgaray [ministro de Hacienda] no nos van a intimidar con este tipo de decisiones; les preocupamos. Vamos a seguir en esta batalla”, señaló Ebrard este jueves en una conferencia de prensa.

Esta no es la primera crisis que Ebrard ha tenido que librar. Miguel Ángel Mancera, su sucesor en el Gobierno e integrante de su gabinete, le dio la espalda en cuanto llegó al poder y lo responsabilizó de numerosas irregularidades en la Línea 12 del Metro, la obra de infraestructura más importante de su Administración. El servicio fue suspendido en marzo de 2014 y hasta el día de hoy permanece cerrado en algunos tramos.

Si la Suprema Corte no da la razón al excandidato, el político tendrá que esperar hasta 2018 para revivir su carrera. Sus opciones de buscar la presidencia de México se han diluido por el momento. En 2012 cedió la oportunidad en favor de Andrés Manuel López Obrador. Quizá sea este quien tenga una respuesta para el futuro nebuloso de Marcelo Ebrard.