Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La investigación del siniestro aéreo confirma las sospechas contra Lubitz

Un vuelo repetirá en mayo la ruta del siniestro para reproducir los sonidos de las cajas negras

El ministro alemán de Transportes, Alexander Dobrindt, y el presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, en su comparencia en la Comisión de Transportes del Parlamento alemán.
El ministro alemán de Transportes, Alexander Dobrindt, y el presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, en su comparencia en la Comisión de Transportes del Parlamento alemán.

Un mes después de la catástrofe aérea que dejó 150 muertos en los Alpes franceses, el presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, y el ministro de Transportes alemán, Alexander Dobrindt, han presentado este miércoles los últimos datos de la investigación en el Bundestag, la Cámara baja del Parlamento alemán. Tras comparecer durante dos horas a puerta cerrada ante los diputados de la comisión de Transportes, el ministro Dobrindt ha confirmado las sospechas sobre el copiloto Andreas Lubitz, al que se acusa de haber estrellado a propósito el avión en el que viajaban él y otras 149 personas, siniestro en el que no hubo supervivientes.

"La evaluación detallada de las dos cajas negras del aparato ha reforzado la sospechas de que el copiloto estrelló con toda intención el Airbus contra la montaña", dijo el ministro. Dobrindt explicó que en los momentos del descenso el copiloto controló indicadores como la altura o la velocidad, y que estuvo activo a los mandos del aparato, según consta en los registros.

Los investigadores no encontraron ni una carta de despedida ni otro documento que explicara la conducta de Lubitz, aunque los indicios apuntan a que el copiloto de 27 años tenía miedo de perder su licencia de vuelo por los severos problemas de salud que padecía. Las autoridades presentarán en los próximos meses un informe provisional; pero las conclusiones definitivas llegarán más tarde, según dijo el ministro. A finales de mayo se realizará un vuelo que repite la ruta del avión 4U 9525 que el 24 de marzo salió de Barcelona y que nunca alcanzó su destino, Düsseldorf. Este vuelo de prueba se hace con la intención de reproducir los parámetros de vuelo y los sonidos de las grabaciones de las cajas negras.

Junto a Dobrint compareció en el Bundestag el presidente de la aerolínea propietaria de Germanwings, la compañía para la que Lubitz trabajaba desde 2013. "Para nuestra compañía han sido cuatro semanas en situación de estado de excepción", afirmó Spohr. La compañía ha pagado a la mayor parte de las víctimas los 50.000 euros que anunció por víctima a los pocos días de la catástrofe, pero la cantidad que finalmente pague será mucho mayor. El representante de 21 afectados alemanes, Elmar Giemulla, estudia la posibilidad de llevar a Lufthansa a los tribunales en EE UU si no logran cerrar un acuerdo con la aerolínea en Alemania. El ministro Dobrindt aseguró que la cantidad que finalmente perciban las víctimas dependerá de la regulación sobre indemnizaciones que haya en cada uno de los países de procedencia.

Más información