Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama busca aplacar la inquietud del Congreso por el acercamiento a Irán

Legisladores de ambos partidos preparan leyes para limitar o anular el alcance de un pacto

Obama, este viernes en Utah.
Obama, este viernes en Utah. AP

Tras el anuncio, el jueves, de un acuerdo preliminar sobre el programa nuclear iraní, empieza ahora una ofensiva en Estados Unidos del Gobierno del demócrata Barack Obama. El objetivo es tratar de aplacar la inquietud del Congreso, de mayoría republicana, que amenaza con limitar el pacto entre EE UU, cinco potencias más e Irán.

Legisladores republicanos y demócratas coincidieron en pedir que se escuche su opinión antes de un acuerdo definitivo en junio. Y reiteraron sus planes de presentar un proyecto de ley que permita al Congreso revisar y anular un pacto final. Otro proyecto de ley, con apoyo de representantes de ambos partidos, aumentaría las sanciones a Irán en caso de que en junio no se llegue a un entendimiento.

Obama podría vetar esas leyes siempre que el Congreso no las aprobase con dos tercios de votos, lo que parece difícil porque requeriría de un apoyo significativo demócrata. El acuerdo final no necesitaría ser votado al no ser un tratado internacional. El presidente puede levantar unilateralmente las sanciones a Irán impuestas bajo su autoridad y suspender las del Congreso, pero para acabar permanentemente con estas últimas sí requiere de una votación.

La Casa Blanca podría vetar cualquier ley del Congreso siempre que no sea aprobada por dos tercios de los legisladores, lo que parece difícil porque requeriría de un apoyo significativo demócrata

Los movimientos han empezado. Obama habló el viernes por teléfono con los líderes parlamentarios de ambos partidos. Y el vicesecretario de Estado de EE UU, Tony Blinken, mandó a primera hora de la mañana un mensaje conciliador. “Queremos involucrar al Congreso”, dijo en una entrevista a la cadena MSNBC.

El número dos de la diplomacia estadounidense explicó que en las próximas semanas se detallará en público y privado el acuerdo ante los legisladores. Pero dejó claro que la Administración Obama quiere que el Congreso se limite a votar sobre sus propias sanciones. El 13 de abril es la fecha clave para medir con precisión la respuesta de los legisladores. Ese día regresan de vacaciones.

Tras anunciarse en Suiza el pacto preliminar, el líder republicano del Congreso, John Boehner, dijo que el acuerdo supone una “salida alarmante” de los planes de Obama. “En las próximas semanas, republicanos y demócratas en el Congreso continuarán presionando a esta Administración en los detalles de estos parámetros y en las duras preguntas que continúan sin ser respondidas”, señaló.

Los republicanos se oponen frontalmente a las negociaciones con Irán porque recelan de cualquier acercamiento a un país con el que EE UU no mantiene relaciones desde 1980 y creen que toda concesión allana el camino de Teherán a la bomba atómica. Los legisladores han intentado en las últimas semanas hacer descarrilar la negociación, con una carta de senadores republicanos a los líderes iraníes y con la invitación al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, para que diera en el Congreso un discurso crítico con las negociaciones con Irán.

Los posibles candidatos republicanos y demócratas a las elecciones presidenciales de 2016 también analizan el pacto

Otro alto cargo republicano, el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Bob Corker, pidió que el Congreso pueda revisar cualquier acuerdo final para garantizar que se “elimina la amenaza del programa nuclear de Irán”. Y confió en un “voto fuerte” de su Comité a mediados de abril a favor de un proyecto de ley que permita dicha revisión. También el senador Marco Rubio y posible candidato republicano a las elecciones presidenciales de 2016 calificó de “muy preocupantes” los detalles iniciales del acuerdo.

Jeb Bush, hijo y hermano de expresidentes, y otro posible candidato republicano, lamentó que incluye “concesiones significativas” a Teherán. Mientras, Hillary Clinton, su posible rival demócrata en los comicios y exsecretaria de Estado con Obama, aplaudió el pacto, pero fue cauta: avisó de que “no será fácil” ultimar los detalles en junio y reclamó ser muy exigentes con Irán

El senador demócrata Bob Menéndez —partidario de nuevas sanciones a Irán si fracasan las negociaciones—, dijo que el pacto requiere de un análisis “riguroso” y subrayó que el Congreso debe cumplir “sus responsabilidades de supervisión” de un acuerdo que “alterará fundamentalmente” la relación con Irán y las sanciones impuestas.

Más información