Georgia denuncia el tratado de integración de Osetia del Sur con Rusia

La UE considera que el pacto amenaza la estabilidad y seguridad regional Estados Unidos manifestó que no reconocerá el acuerdo

Putin saluda al presidente de Osetia del Sur Leonid Tibilov, este miércoles en Moscú.
Putin saluda al presidente de Osetia del Sur Leonid Tibilov, este miércoles en Moscú.Maxim Shipenkov (AP)

Georgia ha denunciado el tratado de integración firmado hoy miércoles por el presidente ruso, Vladímir Putin, con su homólogo de Osetia del Sur, Leonid Tibílov, como "una movida tendiente a la anexión", mientras que la Unión Europea y Estados Unidos manifestaron que no reconocerán el acuerdo. La UE considera que el documento amenaza la estabilidad y seguridad regional. Osetia del Sur, como Abjazia, se negó a integrarse en la Georgia independiente cuando la URSS se desintegró y declaró su soberanía, convirtiéndose de facto en independiente.

Según el nuevo acuerdo, la economía, la aduana, los guardias fronterizos, los militares y las fuerzas de seguridad surosetias se integrarán profundamente con las de Rusia. "Se ha dado otro paso para fortalecer nuestro partenariado", destacó Putin, mientras que Tubílov manifestó que el tratado facilitará el procedimiento de los surosetios para obtener la ciudadanía rusa, que, aseguró, "es la mejor garantía de la seguridad estatal".

Más información

La firma del nuevo tratado con Osetia del Sur ha coincidido con el primer aniversario de la reintegración de Crimea en la Federación Rusa, calificada de anexión ilegal por Bruselas, Washington y Kiev. La coincidencia es aparentemente casual: estaba previsto que el documento se firmaría el 10 de marzo, pero no alcanzó a estar listo para esa fecha.

El acuerdo contempla que Rusia garantizará la defensa y la seguridad de Osetia del Sur, incluida la protección de las fronteras estatales de esa república. "Si una de las partes es agredida (ataque armado) por otro país, grupo de países o formaciones armadas ilegales, ello será interpretado como una agresión (ataque armado) contra la otra parte también", se dice en el acuerdo firmado el miércoles.

Gueorgui Margvelashvili, el presidente de Georgia, declaró que el tratado es un paso dirigido contra la integridad territorial del país, que "complica aún más la situación después de la ocupación y la lleva al grado de anexión". El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, opinó por su parte que el documento dificulta los esfuerzos de la comunidad internacional para fortalecer la seguridad y estabilidad en la región.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Al desaparecer la Unión Soviética, Tbilisi no se avino a perder Osetia del Sur y Abjazia, regiones autonómicas que atacó para reducirlas por las armas. Pero fracasó en el intento y perdió la guerra. Tanto Abjazia como Osetia del Sur pasaron a integrar los llamados "conflictos congelados" en el antiguo espacio soviético, hasta que en 2008, el entonces presidente georgiano Mijaíl Saakashvili, lanzó un ataque sorpresivo contra Tsjinvali, la capital surosetia. Eso significó que las tropas de Tbilisi entraron en combate con los soldados rusos que formaban sus fuerzas de paz. Saakashvili confiaba en una guerra relámpago que le permitiera conquistar la región rebelde antes de que Moscú enviara refuerzos a sus soldados, pero se encontró con una encarnizada resistencia, el Kremlin envió tropas frescas y los georgianos fueron derrotados. Acto seguido, Moscú reconoció oficialmente la independencia tanto de Osetia del Sur como de Abjazia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción