Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimiten el ministro y el secretario de Estado de Justicia de Holanda

Los políticos renuncian porque se ocultó al Parlamento la cantidad devuelta a un supuesto mafioso, liberado en 2000

El ya exministro de Justicia holandés Ivo Opstelten llega a la rueda de prensa en la que anunció su dimisión. Ampliar foto
El ya exministro de Justicia holandés Ivo Opstelten llega a la rueda de prensa en la que anunció su dimisión. AFP

Ivo Opstelten, ministro holandés de Justicia, y su secretario de Estado, Fred Teeven, han dimitido por culpa de un escándalo mantenido en secreto desde 2000. En ese momento Teeven era fiscal  y su equipo ordenó el arresto de Cees H., un conocido traficante de drogas que había blanqueado presuntamente dinero. Durante las investigaciones, la policía requisó bienes del sospechoso por valor de unos cinco millones de florines. Como al final no se pudieron demostrar los cargos ante los jueces, Cees H. fue puesto en libertad y recuperó su dinero.

Según el fiscal Teeven, al tratarse de un sujeto que tenía “cuentas pendientes con Hacienda”, se llegó a un pacto. Le fueron devueltos 2,7millones de florines (1,36 millones de euros), según dijo entonces al Parlamento. En realidad, recibió 4,7 millones (2,38 millones de euros) y el trato no trascendió. No lo supo el ministro ni tampoco el fisco. Para este martes estaba previsto un debate parlamentario extraordinario sobre lo ocurrido.

“Creo que ya no podemos trabajar con credibilidad. No es un simple formalismo. Es que ha habido demasiada incertidumbre sobre este asunto, y como ministro, debo asumir toda la responsabilidad y dimitir”, ha dicho el ya extitular de Justicia, durante una rueda de prensa convocada a toda prisa esta noche de lunes. Se da la circunstancia de que Opstelten lleva en el cargo desde 2010. En el momento del trato que le ha costado el cargo, era alcalde de Rotterdam.

Por su parte, Fred Teeven, ha explicado su marcha de la siguiente manera: “He trabajado durante cuatro años con este ministro, y su reacción me afecta profundamente. Tampoco yo creo que pueda seguir trabajando con la credibilidad necesaria. Pero quiero subrayar que el trato cerrado en su día [con Cees H.] no fue ilegal”.

A pesar del tiempo transcurrido, la situación se ha precipitado en los últimos días, después de que una investigación del informativo Nieuwsuur, de la televisión pública (NOS), publicara detalles del monto real del pago. Ivo Opstelten dijo enseguida que “no podía encontrar el recibo” con la cantidad que Justicia defendía, los 2,7 millones. El lunes, sin embargo, cuando otros periódicos airearon sus propios hallazgos, y hasta el abogado del barón de la droga confirmaba el pago de los casi cinco millones de florines, ha aparecido el documento. “Estaba en un sistema informático que ya no se usa. Lo hemos recuperado con ayuda de expertos”, han dicho portavoces ministeriales.

Cees H. es un antiguo empresario de hostelería y vendedor de automóviles condenado en 1984 a nueve años de cárcel por tráfico de drogas. En 1985, protagonizó una fuga de película, escapando con ayuda de una escalera. Según recordaba el lunes la prensa holandesa, a partir de entonces se dedicó a transportar hachís a escala internacional hasta que fue detenido en 1993.

La justicia holandesa no consiguió demostrar que el dinero de las cuentas del arrestado procediera de la droga y pactó una salida. Él pagaría una multa de 750.000 florines. A cambio, le dejaron quedarse con la suma que tenía en una cuenta de Luxemburgo.