Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un exministro de Sarkozy por la supuesta financiación de Gadafi

Claude Guéant fue titular de Interior y secretario general del Elíseo

El exministro de Interior francés Claude Guéant, en mayo de 2012.
El exministro de Interior francés Claude Guéant, en mayo de 2012. AFP

Claude Guéant, exministro del Interior y ex secretario general del Elíseo, ha sido detenido este viernes por orden de los jueces que investigan la supuesta financiación por parte del régimen libio de la campaña electoral de Nicolas Sarkozy en 2007, que culminó con el triunfo de este frente a la socialista Ségolène Royal. El arresto complica una vez más el futuro del expresidente, hoy líder de la Unión por un Movimiento Popular (UMP), y aspirante a reconquistar el Elíseo en 2017 pese a estar involucrado en una decena de escándalos.

Las supuestas ayudas ilegales a Sarkozy fueron autorizadas y gestionadas por el entonces dictador libio, Muamar el Gadafi, asesinado en 2011 durante la guerra civil desatada en el país, según aseguraron varios de sus familiares y colaboradores. Sin embargo, nunca se han presentado pruebas concluyentes y Sarkozy no ha sido procesado en esta causa. Las primeras denuncias de la financiación libia partieron de Saif el-Islam, hijo de Gadafi, en marzo de 2011. Posteriormente, las confirmó Ziad Takieddine, hombre de negocios franco libanés que había participado como intermediario en la venta de armas francesas.

El año pasado, la cadena de televisión France 3 difundió una conversación mantenida en marzo de 2011 en la que el dictador Gadafi se quejaba de que hubiera sido Sarkozy el instigador de la operación militar internacional contra su régimen y añadía: "Mi querido amigo Sarkozy sufre un desorden mental. Fui yo quien le hice llegar al poder. Le dimos la financiación necesaria para que pudiera ganar las elecciones. Me vino a ver cuando era ministro del Interior. Me pidió apoyo financiero".

Gadafi, de acuerdo con esas denuncias, entregó al equipo de Sarkozy alrededor de 50 millones de euros. Guéant, según informó en su día Mediapart, viajó entre 2005 y 2007 varias veces a Libia y se entrevistó con altos cargos del régimen. En esa época era director del gabinete del ministro del Interior, cartera que dirigía Sarkozy. El mismo diario digital difundió un documento fechado en diciembre de 2006 en el que el entonces jefe de los servicios secretos libios autorizaba el desbloqueo de 50 millones de euros para la campaña de Sarkozy. No se ha podido comprobar fehacientemente la autenticidad del informe y Sarkozy optó por querellarse contra Mediapart.

Los jueces se han interesado especialmente, informa Le Monde, por el origen de un ingreso de 500.000 euros en una cuenta personal de Guéant en 2008. El dinero procedía del extranjero. Él siempre argumentó que correspondía a la venta de dos cuadros, pero no ha llegado a presentar la documentación de la operación.

Guéant ya fue investigado también en 2012 en relación con la indemnización de más de 400 millones que, con cargo al erario público, recibió el empresario Bernard Tapie, amigo de Sarkozy, por supuestos daños y perjuicios que tuvo tras vender la firma Adidas. Esa indemnización, que acaba de ser anulada por la justicia, fue fijada por un tribunal de arbitraje que no era neutral, como ahora se ha comprobado. Guéant era secretario general del Elíseo durante la gestión de ese arbitraje.

Guéant, de 70 años, también fue interrogado por el supuesto reparto de fondos ilegales, opacos para el fisco, cuando era jefe de gabinete del Ministerio del Interior. Tras el triunfo electoral de Sarkozy en 2007, fue nombrado secretario general del Elíseo. Ocupó el cargo hasta 2011, año en el que pasó a ser titular de Interior.

La detención de Guéant se produce a dos semanas de las elecciones departamentales. La primera vuelta se celebrará el día 22 y, según las encuestas, el ultraderechista Frente Nacional será la formación más votada. Pero en la segunda, el día 29, se prevé que sea el partido de Sarkozy el que consiga la mayor cuota de poder y el mayor avance, mientras los socialistas sufrirían una dura derrota.