Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europol conoce la identidad de 3.000 yihadistas europeos

La mayoría ha vuelto radicalizada de Siria e Irak y puede atentar, dice la policía europea

Vídeo propagandístico del pasado junio de los yihadistas del Estado Islámico grabado cerca de Tikrit (Irak).
Vídeo propagandístico del pasado junio de los yihadistas del Estado Islámico grabado cerca de Tikrit (Irak).

Europol, la policía europea, conoce la identidad de 3.000 yihadistas europeos que han luchado en Siria e Irak, “la mayoría de los cuales se ha radicalizado de forma extrema y puede cometer atentados a su regreso”. Según Rob Wainwright, director de la organización policial, “la cifra real podría superar los 5.000, y componen una forma de terrorismo fragmentado y semi-independiente que solo podrá frenarse con la cooperación entre los servicios de inteligencia y antiterrorismo dentro de la UE”.

La globalización, y en particular el auge de Internet, ha cambiado el rostro del crimen organizado y del terrorismo a escala internacional. Los grupos violentos son ahora más profesionales y utilizan la parte más oscura de la Red para moverse. Denominada “Internet profundo”, Wainwright señala esta zona como el lugar de encuentro de grupos terroristas que intentan escapar de la vigilancia policial. “La colaboración europea debe ser sistemática porque estamos empezando a saber qué grupos reclutan, quién paga y cómo les guían hasta llegar a Siria. Estos jóvenes suelen proceder de grupos problemáticos, bandas, familias desestructuradas o barrios deprimidos. Nosotros, que colaboramos también con Estados Unidos y Australia, y en especial con Interpol, somos solo parte de la respuesta. La confianza entre todos los que trabajamos contra el terrorismo debe ser mutua”, ha añadido durante un encuentro con la prensa extranjera en la sede de Europol, en La Haya.

El Estado Islámico (EI) ha sabido utilizar Internet para reclutar yihadistas mucho mejor, y más deprisa de lo que los policías y políticos imaginaban. Si bien la mayoría de quienes viajan a Siria e Irak son jóvenes y varones, cada vez hay más mujeres que se unen a ellos. “Son chicas que saben a lo que van. No viajan engañadas. A estas alturas, tienen claro que su destino es ser casadas con un yihadista y perder la libertad de la que disfrutaban. Desde el punto de vista psicológico, su situación es compleja”, señala el director de la policía europea.