Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los combates arrecian en el Este mientras los negociadores se reúnen

Washington acusa a Moscú de “intervención directa” en una zona estratégica

Vecinos de Mariúpol reciben a combatientes leales a Kiev a su vuelta del combate.
Vecinos de Mariúpol reciben a combatientes leales a Kiev a su vuelta del combate. AP

Los cañones no callaron en vísperas de la cumbre de Minsk y las víctimas, tanto militares como civiles, han seguido aumentando. En la zona de Debáltsevo, donde se desarrollan encarnizados combates, han perecido al menos 19 soldados ucranios y otros 24 han resultado heridos, según Kiev. El bombardeo artillero contra la separatista Donetsk también continuó, dejando al menos seis muertos y ocho heridos, todos civiles, de acuerdo con los datos del Ministerio de Salud de los rebeldes.

Varios proyectiles cayeron a las siete y media de la mañana en una estación de autobuses que se encuentra cerca de la entrada de la fábrica metalúrgica de esa ciudad. Según los militares de Donetsk, el ataque fue realizado con obuses por un destacamento de exploración y sabotaje del Ejército ucranio. Sin embargo, desde Kiev negaron este hecho. “No disparamos contra las localidades ni contra las posiciones de los separatistas que se encuentran en lugares habitados por la población de Donbás (la región que agrupa las zonas separatistas de Donetsk y Lugansk). Por ello, si nos acusan de disparar contra una estación de autobuses en la ciudad de Donetsk, hay que entender que ello es imposible y no corresponde a la realidad”, declaró el portavoz militar Vladislav Selezniov.

El día anterior los ucranios acusaron a los rebeldes de haber bombardeado Kramatorsk, ciudad que después del ataque fue visitada en la noche del martes al miércoles por el presidente ucranio, Petró Poroshenko, que amenazó con declarar la ley marcial en todo el país si no se cumplían los acuerdos de Minsk y las negociaciones en curso en la capital bielorrusa fracasaban.

Los separatistas continuaron sus ataques contra la estratégica Debáltsevo y aseguran que han completado el cerco de la zona, donde estarían atrapados 6.000 soldados ucranios. Selezniov informó de que en las últimas 24 horas había muerto una veintena de militares. El Ministerio de Defensa ucranio negó que tuviera miles de combatientes cercados, aunque admitió que la situación allí “sigue siendo complicada”.

Un general de EE UU asegura que los rusos tienen 10 batallones cerca de la frontera

La ofensiva lanzada por los separatistas el mes pasado, que ha tenido éxito, ha sido justificada por el líder de Donetsk, Alexandr Zajárchenko, con el argumento de que es necesario alejar la línea del frente a una distancia desde la que las fuerzas de Kiev no puedan bombardear con su artillería a las ciudades rebeldes. La llamada línea de contacto de las fuerzas enfrentadas ya no es la que había cuando se firmaron los acuerdos de septiembre en Minsk: los separatistas han logrado conquistar territorios que antes no controlaban, y entre sus triunfos se cuenta la toma del aeropuerto de Donetsk, antes en manos de Kiev.

Occidente acusa a Rusia no solo de apoyar a los separatistas, sino incluso de participar directamente en el conflicto. Estas acusaciones fueron reafirmadas este miércoles por el general estadounidense Ben Hodges, comandante de las tropas de EE UU en Europa. “A juzgar por la cantidad de municiones y el tipo de equipos, está bastante claro que hay una intervención militar rusa directa en la zona de Debáltsevo”, declaró Hodges durante su visita a una base de la OTAN en Polonia. Agregó que si los separatistas tienen éxito allí, su próximo objetivo podría ser Mariúpol. Añadió que Rusia tiene 10 batallones cerca de la frontera este de Ucrania.

El conflicto entre los separatistas y el Gobierno de Kiev ha costado la vida a más de 5.200 personas y cerca de 12.000 han resultados heridas, según Naciones Unidas. Además, 800.000 han abandonado sus hogares y la mayoría se ha refugiado en Rusia. Según la Conferencia para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), cinco millones de personas se han visto afectadas por la guerra.

Más información