Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España liderará en 2016 la fuerza de despliegue rápido de la OTAN

La Alianza refuerza su flanco este ante la amenaza de Rusia

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, este jueves en Bruselas.
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, este jueves en Bruselas.

La OTAN refuerza su flanco más débil, el del este de Europa, ante lo que entiende como una amenaza rusa. Los ministros de Defensa de los aliados han aprobado este jueves en Bruselas el instrumento más novedoso que ha ideado la Alianza para medir sus fuerzas con Moscú: una fuerza de acción inmediata con capacidad para desplegarse "en muy pocos días" un máximo de siete, según fuentes de la organizacióndonde sea necesario. Esa fuerza contará con 5.000 soldados. "Nuestras decisiones dejan claro que la OTAN está decidida a defender a todos sus miembros contra cualquier amenaza", ha asegurado Stoltenberg a la prensa en vísperas de la reunión. El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha anunciado que España liderará en 2016 la nueva unidad. "Lo fundamental de esta fuerza es su capacidad de disuasión. La OTAN necesita tener una unidad de fuerza capaz de demostrar al mundo que la reacción puede ser fuerte e inmediata", ha declarado Morenés.

El Ejército español aportará la mayor parte de las fuerzas (aproximadamente 4.000 de los 5.000 soldados) que conformarán la llamada punta de lanza, que la Alianza ya ensaya de manera interina este año pero que tendrá un formato permanente a partir de mediados del año próximo. La armada española aportará 3.000 soldados a los ejercicios que realicen esos batallones y contribuirá aproximadamente con otros 1.000 desde el cuartel de Bétora, en Valencia, ha explicado Morenés.

España liderará en 2016 la fuerza
de despliegue rápido de la OTAN

Durante este año, Alemania, Holanda y Noruega lideran ya la fuerza interina de acción inmediata. En su versión definitiva contará con elementos terrestres, aéreos y navales. Tras la participación de España, Reino Unido tomará el relevo como líder de esa unidad. Alemania, Francia, Italia y Polonia también han ofrecido colaboración.

En medio del recrudecimiento del conflicto en Ucrania, los ministros de Defensa aprueban otra medida que pretende servir de disuasión a Rusia. Se trata de la puesta en marcha de seis unidades denominadas de comando y control, compuestas por 30 o 40 soldados y que estarán situadas en Polonia, los tres países bálticos, Rumanía y Bulgaria. El objetivo es contar con un refuerzo de tropas "en caso de que sea necesario", explican fuentes aliadas. La OTAN considera estas iniciativas como una respuesta proporcionada a la exhibición de fuerza que hace Moscú cerca de la frontera con países aliados: sobrevuelos de aviones de guerra que se aproximan a espacio europeo y ejercicios militares en zonas fronterizas.

La organización niega que esto suponga un intento de escalada del conflicto por parte de sus miembros. "Todo lo que hagamos para reforzar nuestra protección colectiva estableciendo esta nueva fuerza [de despliegue rápido] es defensivo", ha alegado Stoltenberg, que lo considera “una repuesta a lo que se ha visto de Rusia durante algún tiempo". Según ha indicado, este "incremento de la presencia militar en el este de la Alianza", de forma que sus fuerzas estén "más disponibles" y que puedan "ser desplegadas en cuestión de días", busca garantizar uno de los principios fundamentales de la OTAN: la defensa colectiva de sus miembros.

"En Ucrania la violencia está empeorando y la crisis se está profundizando. Rusia sigue haciendo caso omiso a las normas internacionales y apoyando a los separatistas con armamento avanzado, entrenamiento y efectivos", ha indicado. Consciente de que hay países aliados entre ellos España más sensibles a la amenaza para la seguridad que impone el sur, Stoltenberg se ha referido también a que "el extremismo violento se está extendiendo" en el norte de África. "Y en nuestros propios países" ha habido actos terroristas, ha añadido.

Stoltenberg ha confirmado que aprovechará la Conferencia sobre Seguridad que se celebra esta semana en Múnich para reunirse de manera bilateral con el presidente ucranio, Petró Poroshenko, con el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, y con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

Con las medidas que los ministros de Defensa han aprobado este jueves, la OTAN refuerza su posición en el este, donde no cuenta con bases permanentes por los acuerdos que alcanzó con Rusia en 1997. De esta forma, la Alianza incrementa su presencia en una región que le reclama protección ante el avance ruso en Ucrania sin violar lo acordado con Moscú para no cerrar del todo los canales diplomáticos.

Este mismo jueves, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, ha visitado Ucrania en mitad del debate para que Estados Unidos suministre armamento a Kiev. La Alianza rehúsa entrar en ese debate y alega que el suministro o no de armas es una decisión que depende de cada Estado miembro, no de la organización.

Más información