Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La violencia se recrudece en el Estado fronterizo de Tamaulipas

Al menos nueve personas murieron en enfrentamientos entre grupos criminales y fuerzas de seguridad entre lunes y martes

Zona donde al menos nueve personas murieron en Tamaulipas. Ampliar foto
Zona donde al menos nueve personas murieron en Tamaulipas. EFE

Una espiral de violencia azota al Estado fronterizo de Tamaulipas. Los enfrentamientos entre grupos criminales y las fuerzas de seguridad que se registraron entre el pasado lunes y martes, se cobraron la vida de al menos nueve personas. Los hechos han tenido lugar en la carretera que une a los municipios de Reynosa y Matamoros, según reportó el Grupo Coordinación Tamaulipas (GCT) en un comunicado. Algunos medios mexicanos informan de la muerte de otras cinco personas este miércoles a raíz de nuevos enfrentamientos, con lo que sumarían ya 14 víctimas en lo que va de semana. 

El Departamento de Estado de Estados Unidos emitió en diciembre del año pasado una alerta donde recomienda viajar a Tamaualipas solo por motivos excepcionales. El comunicado dice que en ocasiones grupos organizados secuestran a las personas que viajan en autobuses para exigir un rescate y advierte de que los enfrentamientos entre criminales y las fuerzas de seguridad pueden ocurrir en todas partes y a cualquier hora del día. Por último, asegura que este territorio, con tres millones de habitantes, es uno de los Estados con mayor número de desapariciones y secuestros.

Tamaulipas vive sumergida desde hace años en la violencia del narcotráfico. En noviembre del año pasado, un grupo de sicarios mató a tiros al general mexicano Ricardo César Niño Villarreal y a su esposa. En octubre, una bloguera que utilizaba Twitter para denunciar crímenes fue asesinada y los sicarios subieron fotos de su cadáver desde su cuenta como amenaza para todos sus seguidores. La lista es larga. Esta situación extrema que vive la entidad se ha convertido en uno de los puntos centrales de la estrategia del presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien desde mayo de 2014, llevó a cabo un contundente despliegue para poner bajo control militar la seguridad de Tamaulipas, desmantelando hasta 40 cuerpos de policía.