Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela detiene a directivos de la cadena Farmatodo

El Gobierno los acusa de “sabotear al pueblo” con una guerra económica

Un local de Farmatodo, en Caracas.
Un local de Farmatodo, en Caracas. AP

En una nueva escaramuza que podría escalar de manera irreversible la “guerra económica” que el Gobierno venezolano dice librar, el pasado domingo se supo en Caracas que la policía política (Servicio Bolivariano de Inteligencia, Sebin) había detenido a siete directivos de Farmatodo, la principal cadena de farmacias del país. Este lunes por la mañana, todavía permanecían en custodia el Presidente Ejecutivo, Pedro Angarita, y otro gerente de la compañía.

La Superintendencia de Precios Justos anunció asimismo la apertura de un procedimiento administrativo contra la cadena, a la que las autoridades acusan de ocasionar, de manera deliberada, filas de consumidores para entrar en sus tiendas.

La redada contra la empresa se inició tras la inspección de una tienda del sector Los Ilustres de Caracas, realizada por el Jefe Civil en la región Capital del Estado Mayor de Guerra Económica, el periodista Ernesto Villegas. El también exministro de Información —fue quien, desde ese cargo, ofreció los partes sobre la agonía de Hugo Chávez entre noviembre de 2012 y marzo de 2013— encontró una larga fila de compradores a las afueras del local. En su cuenta de Twitter, contó que intervino para resolver la situación. “Con sólo permitir el acceso al local y habilitar todas las cajas, quedó disuelta la larga cola frente a Farmatodo Los Ilustres”, informó por la red social.

Poco después, el propio presidente Nicolás Maduro confirmó la operación. Sin nombrar a Farmatodo, dijo durante un acto proselitista en la población de Cúa (estado de Miranda) que “son varios conspiradores, dueños de tiendas, los que tengo presos en el Sebín. Le he pedido a la Fiscalía que acelere todos los cargos para que vayan bien presos y dejen de estar saboteando al pueblo venezolano”. Sin abundar en detalles, el mandatario anunció además que el grupo de tiendas entraría a formar parte del plan estatal de distribución de productos, lo que alimentó los rumores de una expropiación sumaria del negocio.

Maduro anunció que el grupo de tiendas entraría a formar parte del plan estatal de distribución de productos

Farmatodo es, con 164 establecimientos, la mayor cadena del ramo en el país. Con su fundación en 1990, la marca introdujo en el mercado venezolano el formato de farmacia con autoservicio. Sin embargo, sus orígenes se remontan hasta 1918, cuando la familia Zubillaga inició la distribución de medicinas desde el estado Lara (centro occidente de Venezuela). La empresa también está en Colombia desde 2009, con 32 tiendas en Bogotá y Barranquilla.

Desde los cuarteles corporativos de Farmatodo se emitió un boletín de prensa en el que la empresa reduce la detención de sus directivos a una “invitación a rendir declaraciones” ante el Sebin. “La conducta de Farmatodo”, dice el comunicado, “es conocida y transparente, por lo que estamos permanentemente a disposición de las autoridades para que fiscalicen nuestras operaciones, tal y como lo han venido realizando en las más de 60 inspecciones que hemos recibido satisfactoriamente, durante el mes de enero”.

El viernes, a su regreso de la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) en Costa Rica, Maduro advirtió que estaba concediendo a las empresas privadas de comercialización de alimentos y medicinas —a las que achaca complicidad en la generación de desabastecimiento— una última oportunidad. “Febrero es el mes para que los empresarios se rediman”, indicó. Dijo que muchos miembros de las empresas habían dado a conocer al Gobierno los detalles de la conspiración en marcha, “pues no querían hacerle tanto daño al país”.

El pasado domingo, el sucesor de Hugo Chávez en la presidencia instó sin embargo a las Fuerzas Armadas y sus partidarios a mantener “máxima alerta” pues, de acuerdo a su percepción, “se ha puesto en marcha un cruento golpe de Estado en Venezuela”. En el marco de la desactivación del presunto golpe, Maduro se dijo dispuesto a endurecer su postura ante el sector privado: “Todo aquel que utilice sus empresas para dañar al pueblo tendrá que pagar con la cárcel”.

Más información