Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La escalada bélica se agrava en Ucrania y se ceba con los civiles

Fracasa la nueva ronda negociadora con Rusia y los grupos separatistas

Dos hombres retiran una ventana rota junto a un cadáver tras un bombardeo, este viernes en Donetsk. Ampliar foto
Dos hombres retiran una ventana rota junto a un cadáver tras un bombardeo, este viernes en Donetsk. reuters

La guerra siguió cobrándose nuevas víctimas civiles y destruyendo viviendas e instalaciones el viernes en el este de Ucrania, mientras fracasaba el intento de celebrar una nueva ronda conversaciones del grupo de contacto (Ucrania, Rusia y representantes de los separatistas bajo la égida de la OSCE) en Minsk, la capital de Bielorrusia.

Al menos siete civiles perecieron en el este de la ciudad de Donetsk a resulta de los ataques de artillería contra un centro de reparto de ayuda humanitaria y un trolebús en el barrio de Kuíbishev, según la página de web de la alcaldía. En las redes sociales, fotos y vídeos distribuidos por los habitantes de Donetsk muestran cadáveres y restos humanos ensangrentados repartidos por la calzada y el interior de coches acribillados. A juzgar por las imágenes, algunos de los muertos eran personas ancianas. En la noche del viernes, el viceministro de Defensa de la autodenominada República Popular de Donetsk (RPD), Eduard Basurin, afirmó que habían perecido 11 personas, de los cuales tres eran niños, como resultado de los disparos de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Según Basurin, los militares ucranios habrían tenido 79 bajas mortales en el curso de la última jornada. A su vez, los portavoces de la operación militar de Kiev informaron de que 30 insurgentes habían muerto y 69 habían resultado heridos.

Los prorrusos aseguran que este viernes han matado a 79 militares de Kiev

A lo largo de todo el día “las fuerzas armadas de Ucrania no han cesado los tiroteos sobre distritos residenciales y barrios de Donetsk”, señalaba la página de web del municipio, según la cual entre los edificios afectados hay una clínica adonde habían sido evacuados los habitantes de otro barrio de la ciudad.

La situación era muy tensa en Debáltsevo, una localidad que es clave para conectar a los combatientes separatistas de la autodenominada República Popular de Lugansk (RPL) con los de la RPD. Basurin dijo que los insurgentes habían rodeado a una agrupación de las Fuerzas Armadas de Ucrania y que además habían tomado la localidad de Uglegorsk y distritos colindantes con Debáltsevo, donde hay sitiadas cerca de 8000 militares ucranios. Según Basurin, el jueves había sido tomada la carretera por la cual se abastecían los militares ucranios. A juzgar por sus declaraciones, las unidades de la RPD y de la RPL no habían llegado a cerrar el cerco. Basurin explicó que las formaciones de la RPD y la RPL tiroteaban la tierra de nadie entre ellas, “lo que no permite a los militares romper el cerco de Debáltsevo”.

El líder de la RPD, Alexándr Zajárchenko, había conminado antes a los soldados ucranios emplazados en Debáltsevo a rendirse para conservar la vida y, según Basurin, 11 soldados le habrían hecho caso y habían entregado sus armas, por lo cual, dijo, serían liberados próximamente.

Según la agencia Dan, Denis Pushilin, el representante de la RPD en las conversaciones de Minsk, y el representante de la RPD, Vladislav Deinego, hicieron una declaración conjunta en la que atribuyeron el deterioro de la situación en enero a “la parte ucrania” que “no puede controlar los batallones de castigo que disparan contra las poblaciones de la RPD y la RPL”. Ambos representantes subrayaron que solo aceptan la línea de contacto de hecho (la línea de frente real entre las partes en conflicto), pero no la línea que fue acordada en el memorando de Minsk el pasado septiembre. En la capital bielorrusa las partes acordaron retirarse 15 kilómetros respectivamente a partir de la línea de frente que existía en aquel entonces y que posteriormente ha sido modificada por avances y retrocesos por ambas partes.

Pushilin amenazó con “continuar una ofensiva hasta la total liberación del territorio de las provincias de Donetsk y Lugansk”, si el proceso de conversaciones se interrumpe y continúan los tiroteos sobre las ciudades según la agencia DAN. Los insurgentes exigen el alto el fuego y que el presidente de Ucrania Petró Poroshenko nombre a representantes con claras competencias y responsabilidades en las negociaciones en Minsk. Según la agencia, Pushilin dijo que la reunión del grupo de contacto del viernes no se había celebrado porque los representantes de Kiev no habían acudido y afirmó que sólo está dispuesto a discutir sobre el intercambio de prisioneros y temas económicos cuando se declare un alto el fuego. Por otra parte, la representante especial de la OSCE en el grupo de contacto, la embajadora Heidi Tagliavini, subrayó que los miembros de su misión habían estado esperando en Minsk desde el jueves por la mañana pero que sus esfuerzos para “contactar” a los "representantes de algunas zonas de Donetsk" (los secesionistas) “no tuvieron éxito”.